Nueva rutina y tratamiento para la rosácea

Hace algo menos de un año que os conté cuál era el tratamiento para la rosácea que seguía, mis rutinas y cuidados. Mucho ha llovido desde entonces. En estos 10 meses me he sometido a nuevas sesiones de luz pulsada ILP y he cambiado casi por completo mi rutina y los productos que utilizo, con resultados muy satisfactorios. Sigo padeciendo rosácea, es una enfermedad crónica, pero mientras los que la padecemos esperamos alguna cura definitiva, os cuento qué pasos he seguido para llegar a donde estoy ahora mismo: con una rosácea tipo 2 bastante controlada.

Sigue leyendo

Mis cuidados para la rosácea

Controlar los brotes de la rosácea es muy importante para tener la piel lo mejor posible cuando se padece la enfermedad. Parece fácil, pero no lo es. Hay muchos tratamientos, productos y recomendaciones pero cada piel es distinta y cada persona también. Sin embargo, cada vez está más claro cuáles son los factores que pueden desencadenar un nuevo brote de rosácea o empeorar la situación. Hoy quiero hablaros de cuáles son mis cuidados para la rosácea en la actualidad, así como algunas rutinas que sigo y otros productos que he probado y que no me han terminado de funcionar.

Sigue leyendo

Tratamiento de luz pulsada ILP para rosácea: mi experiencia

Como os he contado en más de una ocasión, tengo rosácea. Se trata de una enfermedad crónica (al menos de momento) que consiste en un enrojecimiento del rostro. Ya hace 6 años (se dice pronto) que este problema me acompaña. Hace unos días he empezado un nuevo tratamiento para disminuir los síntomas de la rosácea (la enfermedad no desaparece, como os digo, es crónica) de luz pulsada ILP.

Sigue leyendo

Problemas de sensibilidad en la piel y rojeces: rosácea y cuperosis

Este post no tiene relación directa con la maternidad (aunque también hablaré de ella). Hoy quiero hablaros de un problema en la piel bastante habitual últimamente: la rosácea y cuperosis. Hace 4 años que arrastro problemas de enrojecimiento en la piel, concretamente en la cara, y mucha sensibilidad. He pasado por varios tratamientos, algunos de los cuales solo han contribuido a empeorar la situación. Y es por eso que quiero contaros mi experiencia, para que, ante un problema similar, acudáis a un profesional que os trate debidamente.

Sigue leyendo