productos imprescindibles para el bebé

Mis productos imprescindibles para el bebé

La maternidad es un negocio muy lucrativo. Especialmente en el caso de las mamás y papás primerizos. Esto lo sabe todo el mundo, pero cuando entras en una tienda de puericultura los ojos te hacen chiribitas y el vendedor se aprovecha. ¿Quién no ha comprado algo que nunca ha usado? En este post os detallo cuáles son mis productos imprescindibles para el bebé.

Está claro que los productos que vais a necesitar dependen mucho de vosotros pero también del bebé, ya que no a todos les gustan las mismas cosas.  Dejando a un lado la ropa, juguetes y complementos, en este post os cuento cuáles son mis imprescindibles en este primer año de mi hijo, mis semi-imprescindibles y aquellas cosas que si pudiera volver atrás en el tiempo, no volvería a comprar.

Mis productos imprescindibles para el bebé

  • UppaBabyVista

    UppaBaby Vista

    Cochecito: La gran inversión. De las compras que más he usado y más he amortizado. Parece lógico pero hay gente que decide portear a tope a su bebé y no lo usa a penas. Para mí es un producto imprescindible al que le estoy sacando mucho partido. Me costó bastante decidirme porque quería que fuera muy completo y lo que hay en el mercado es bastante caro. El Uppa Baby Vista fue mi elección y para mí, no hay carrito mejor. Es muy cómodo, mi hijo va encantado de la vida y se pega unas siestas de campeonato.

  • Sillita para el coche. Aquí soy tajante: los niños deben viajar a contra marcha todo el tiempo que sea posible. La primera sillita me la prestó una amiga y la que usamos ahora es un grupo I y II (Britax Max Way). Es una de las más seguras del mercado al haber superado el Plus Test. Y pese a esto, no es excesivamente cara comparándola con otras que ni siquiera son a contra marcha (unos 300 euros).
  • Mini cuna o moisés. Yo ahora practico el colecho pero hasta los 5 meses, M. durmió en una mini cunita en nuestra habitación. Si me tuviera que comprar una ahora, elegiría una de colecho, que se puediera retirar un lateral para ver al bebé sin necesidad de levantarme de la cama.
  • Trona: Cuando empecéis a darle alimentos sólidos o triturados, la vais a necesitar. En el mercado tenéis muchas opciones, desde menos de 15 euros (Ikea) hasta lo que os queráis gastar. A nosotros nos regalaron una Peg-Pérego muy chula pero, sinceramente, creo que con una más económica pasaríamos igual. Considero que es uno de los productos donde se aprovechan más los comercios.
  • Hamaca Fisher Price

    Momento me como mis calcetines en la hamaca

    Hamaca: Mi salvación. A mi hijo le encantaba y se ha pasado ahí muchos ratitos y hasta alguna siesta. A día de hoy aún la usamos (por ejemplo mientras yo me ducho y me visto por las mañanas). Pero este es uno de los productos que no gustan a todos los críos, así que, como hasta que no tenga un mes o dos no la vais a poder usar, yo os recomiendo que la compréis entonces, la probéis, y si no le sacáis partido, la podréis devolver.

  • Cambiador: Os vais a pasar unos dos años cambiando pañales, mejor hacerlo en un sitio cómodo, ¿no?
  • Portabebés ergonómico. Mi otra salvación. Considero que es un producto muy útil y versátil. Los hay de muchos tipos. Yo tengo tres: un fular elástico Boba Wrap (hasta los 8kg de peso), una Manduca (la usamos a día de hoy), y un suppori con muy poco uso (que tengo en venta, si a alguien le interesa, que lo diga!!!!). Todos ellos son ergonómicos, es decir, que respetan la postura y fisionomía del bebé, y los hemos usado para pasear, ir por la montaña, días de lluvia en los que te faltan manos, hacer la compra, etc. pero sobre todo, para dormir al bebé. A él le encanta y le relaja mucho, por lo que considero que es una compra fantástica.
  • Bañera. Las hay de muchos tipos y no es un producto excesivamente caro. A mí me conquistó la Tummy Tub por que el bebé está muy seguro y recogidito. Es la que recomiendan los pediatras y comadronas para relajar al bebé, calmarle los cólicos…una pasada. Es cierto que cuando el bebé crece y se mueve mucho tiene peligro de vuelco. Entonces nos pasamos a la Flexibath de Stokke, una bañera grande que se puede plegar y llevarla de viaje cómodamente.
  • Sacaleches y otros accesorios. Si vais a dar el pecho, lo considero un básico esencial. Son bastante caros, pero desde el día 1 lo vais a utilizar (yo me lo compré más tarde y me arrepentí un montón). El mío (Philipps Avent eléctrico) lo he usado a diario durante 10 meses. Otros accesorios útiles son: sujetadores de lactancia (2 o 3); discos absorbentes y crema protectora tipo Purelan). Como es un tema que da bastante de sí, estoy preparando un post con los imprescindibles para las mamis lactantes.

Mis semi-imprescindibles (aquellas cosas a las que les he sacado bastante partido pero que considero que se puede pasar perfectamente sin ellas).

  • Contenedor de pañales. Se trata de un sistema que embolsa los pañales uno a uno en un contenedor, para que no desprendan olores en la habitación. A mí me ha resultado muy práctico; el contenedor en sí no es caro, pero claro, si sumamos todos los recambios… la cosa se dispara.
  • Vigilabebés. Yo compré un vigilabebés con cámara cuando mi hijo tenía unos 6-7 meses. Lo hice porque entonces sus siestas eran muy irregulares y con muchos despertares, y cada dos por tres tenía que ir a comprobar si seguía durmiendo. El precio de estos cacharritos es bastante elevado (ronda los 150 – 200 euros), sobre todo los de las grandes marcas. El mío es un Sunluxy que no me costó ni 60 euros y va de lujo.
  • Sillita de paseo. Lo mío con la silla de paseo está siendo una relación de amor-odio. Nos la regalaron cuando M. hizo un año y aunque reconozco que es práctica porque se pliega fácil (aunque el carro también) y ocupa poco, considero que es más cómodo el carro, tanto para el bebé como para el/la que empuja. El carrito tiene mejor amortiguación y al pesar más, también es más resistente, aguanta mayor peso (también en la cesta) y es difícil que vuelque. La sillita, pues todo lo contrario.

Mis ¿quién me mandaría a mí…?

  • Habitación cuna-convertible. El gran gasto y (para mí) la gran tontería. Me la había recomendado mucha gente y en mi familia ya es casi una tradición que mi abuela compre la habitación a los bisnietos… por lo que no me lo plantee demasiado. A parte de que me parece que la habitación sale por un pico (unos 1.000 euros sin colchón y sin otros accesorios), puede darse el caso de que no la uséis. ¿Adivináis la de que bebito está por estrenar? Exacto, el mío. Como a los 5 meses empezamos a practicar el colecho… pues está muerta de la risa. Es cierto que al ser convertible más adelante la usaremos seguro (se convierte en una cama de 90 cm, con un escritorio y cajonera). Pero creo que no vale la pena. ¿Qué os aconsejo yo? Que montéis una habitación de bebé normal y sencilla: cuna, cambiador y si queréis alguna cómoda o armario (que eso sí que lo vais a amortizar). Si no la usáis, no os dolerá tanto.
  • Cuna de viaje. Por la misma razón que lo anterior. Mi hijo no usa cuna. A parte, será muy de viaje pero… ejem… es un trasto gigante y pesa una barbaridad, por lo que muy práctico no es. Además, en la mayoría de hoteles os van a ofrecer cunas. Nosotros la hemos usado como parque de bolas, pero muy poco porque tampoco le entusiasma y nos ocupaba medio salón.

Ahora contadme, ¿me he dejado algún imprescindible? ¿Qué producto no volveríais a comprar?

5 comentarios en “Mis productos imprescindibles para el bebé

  1. Belén dijo:

    Yo nunca he comprado dos cochecitos diferentes para un bebé. Ahora hay sillas de paseo que se reclinan del todo y son aptas desde el nacimiento, por tanto para que gastar dinero dos veces?
    Ni lo hice con los mellizos ni lo he hecho con N…

  2. madrede2 dijo:

    Pues yo no compraría ni la trona ni el carrito, basicamente porque soy fan del porteo y si tuviese un tercero lo pasaría directamente del fular a la silla ligera a los 5 o 6 meses. Con la segunda la trona casi no la usamos, usamos una portatil que acoplamos a la silla de la cocina y se sentaba con nosotros a la mesa, me gustó más este sistema, menos limpio pero la verdad la niña aprendió a comer con cubiertos, plato y vaso «normal» desde muy pequeña y ahora da gusto verla comer sola. La minicuna y la cuna la tengo guardada en el trastero por si tenemos un ataque repentino de locura y vamos a por la familia numerosa ?

    • Maternitis dijo:

      jajajaja, oye, nunca se sabe!! Nosotros acercamos la trona a la mesa y también comemos juntos desde el principio (es lo mejor, creo yo). Sobre el porteo, la verdad es que con la segunda uso menos el carrito y el porteo me está salvando la vida… aunque no creo que pudiera prescindir del carrito todos los días del año ;). Muchas gracias por comentar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *