uso de mochilas portabebés con recién nacidos

El uso de mochilas portabebés con recién nacidos

Para aquellos padres y madres que quieren portear a sus bebés de manera segura, elegir un buen sistema puede ser un auténtico quebradero de cabeza. Una de las confusiones más habituales es pensar que cualquier portabebés ergonómico es válido para todos los bebés, incluso los recién nacidos. Así, muchos creen (yo lo creía) que el uso de mochilas portabebés también es válido con recién nacidos. Muchas mochilas llevan un reductor incorporado para poder usarse desde los 0 meses pero no es recomendable y, en estos casos, es mejor optar por otro tipo de portabebés.

Elegir un buen portabebés no es tarea sencilla, por eso es mejor asesorarse desde el principio en una tienda especializada en porteo ergonómico. El primer aspecto que no debéis pasar por alto es que el portabebés en cuestión sea ergonómico, por eso en este post voy a obviar aquellos que no lo son y que no son aconsejables en absoluto. Dentro de los portabebés ergonómicos, debéis mirar con lupa para diferenciar aquellos que son realmente aptos para los recién nacidos de aquellos que, pese a llevar un adaptador o panel reductor y que el fabricante los etiquete como “desde 0 meses”, es mejor no utilizarlos con bebés tan pequeños.

¿porqué no es recomendable el uso de mochilas portabebés con recién nacidos?

Hablamos de un portabebés ergonómico cuando este respeta la fisiología del pequeño y le permite estar en él en una posición natural, es decir, no forzada y cómoda. La postura natural de los bebés es la de ranita, con las piernas flexionadas y un poco abiertas, quedando las rodillas un poco más altas que el culete y la espalda ligeramente curvada. Visualmente, si miramos al bebé de espaldas, adopta una forma parecida a una M. De la misma forma que respeta la ergonomía del bebé, respeta la de los padres que lo portean, minimizando los dolores de espalda al cargar con el peso del bebé. En el caso de los recién nacidos, debemos fijarnos especialmente en que se cumplan estos puntos y respetar su posición natural. En este caso, además, es muy importante que las vías respiratorias del bebé estén despejadas y que lo coloquemos a una altura adecuada (que podamos darle un beso a su cabecita, simplemente inclinando un poco nuestro cuello).

Voy a entonar ahora un mea culpa y a explicaros que yo misma caí en el topicazo de “si está homologada, es que será adecuada”. Meeeec. Error. Yo empecé a usar la Manduca con M. cuando no tenía ni dos meses y en ese momento, su posición con el panel reductor me parecía perfecta. Lo veía cómodo, no se quejaba… Ahora veo las fotos y me parecen un horror. Cuando realmente empezó a tener una posición ergonómica (las piernas con la apertura adecuada, la espalda curva y la posición ranita) fue alrededor de los 5 meses, aproximadamente.

manduca_2meses

¿Veis a mi bebé? Yo tampoco (posición incorrectísima)

  Se dice que las mochilas, en su inmensa mayoría, deben usarse a partir de los 6 meses. En realidad, lo recomendable es cuando el bebé se sienta solo y es capaz de controlar su cuerpo en posición sentada. Esto puede ser a partir de los 4 meses o a los 7, dependerá de vuestro bebé.

uso de mochilas portabebés con recién nacidos

Posición correcta en el uso de la mochila portabebés

Cómo identificar las mochilas no adecuadas para recién nacidos

Para que haya ergonomía en el uso de una mochila (y en general, de cualquier sistema de porteo) el panel de la misma debe llegar de corva a corva de las piernas del bebé, es decir, desde detrás de una rodilla a la otra, y las piernas quedar por fuera. Todas aquellas mochilas (insisto, por mucho que lleven un panel preformado o adaptador y cuya etiqueta ponga que es a partir de 0 meses) que no cumplan este requisito, no son adecuadas para el bebé en esa etapa (y habría que esperar unos meses).

Asimismo, el panel de la mochila debe sujetar la cabecita del bebé por detrás, pero sin cubrirla. Por lo tanto, todas aquellas  cuya estructura y panel sean tan grandes que cubran la cabeza del bebé por completo y sus piernas, sin permitir ver la posición del bebé, quedan automáticamente descartadas para recién nacidos.

Lo mismo ocurre con las mochilas que no se ajustan completamente y punto por punto a la anatomía del bebé. Es decir, para que un portabebés sea adecuado a un recién nacido debe adaptarse a la posición natural del bebé sin modificarla. En este sentido, aquellas mochilas cuyos paneles son muy rígidos o con acolchados no respetan la fisionomía del recién nacido, haciendo que este coja posturas forzadas sin respetar la curvatura natural de su espalda.

Para que se entienda mejor, pondré un ejemplo. Dentro de los portabebés ergonómicos, algunos de los más adecuados para los recién nacidos son el fular (ya sea elástico o tejido) y la bandolera. La tela (sea algodón, bambú, cáñamo, elastano o mezcla de cualquiera de ellas) no tiene una forma determinada (básicamente es un pañuelo de tela de un largo y ancho determinado adecuado para soportar cierto peso) y se adapta a la anatomía de los pequeños, proporcionando comodidad y adaptabilidad. Una mochila cuya estructura tiene un acolchado rígido, por ejemplo, y un panel con una forma determinada, no se adapta al bebé, sino que es el bebé el que con su postura se adapta al portabebés.

Mochilas ergonómicas para el nacimiento y mei tais

Como ocurre muchas veces, hay excepciones que confirman la regla. Si bien la mayoría de mochilas no son adecuadas para usar desde el nacimiento, hay algunas (como la Emeibaby o la Buzzidil) cuyo panel es completamente ajustable que sí son aptas para recién nacidos. Otro caso similar es el de los mei-tais o algunos portabebés híbridos – mezcla de mochila y fular –  (como la Caboo o los mei – tais evolutivos) que pueden usarse desde el nacimiento hasta con bebés grandecitos, siendo, para mí, una de las mejores opciones ya que un solo portabebés se amortiza más tiempo, pudiendo usarse en diferentes etapas.

A modo resumen (porque sé que es un tema muy complejo), para portear a recién nacidos tenemos estas opciones:

  • Fular
  • Bandolera
  • Mei tai
  • Mochilas híbridas (Emeibaby, Caboo, Buzzidil)

El resto, mejor usarlas a partir de que el bebé se aguanta sentado y su columna se ha fortalecido, alrededor de los 6 meses.

Y vosotros, ¿con qué habéis porteado a vuestro bebé?

Algunos artículos consultados:
http://www.portakanguritos.com/blog/2014/11/26/como-elegir-mochila-portabebe/
http://mamaimiu.net/2015/03/09/mochilas-y-bebes-menores-de-6-meses/
http://www.porteame.com/que-portabebe-usar-para-portear-a-un-recien-nacido/

6 comentarios en “El uso de mochilas portabebés con recién nacidos

  1. mamabambablog dijo:

    Aunque cada vez vemos menos colgonas por la calle, este tema aún es poco conocido por estos lares. Nosotros porteamos a los dos Bamba, primero con fular y luego con mochila. A día de hoy, Bamba 1 con tres años y medio sigue utilizando la mochila cuando salimos por ahí todo el día y quiere descansar un poco.

    ¿Has visto que la nueva mochila Boba 4g es “apta” para recién nacidos? ¿Qué te parece?

  2. BlogSerMadres dijo:

    Muy buen post y muy buenas recomendaciones. Nosotros compramos la Ergobaby con el reductor y, a pesar de que la niña no se quejaba, yo la veía muy mal colocada y no la usé. Ahora que tiene 8 meses ella empieza poco a poco a cogerle el gusto a ir a la mochila y creo que podremos aprovecharla ahora que viene el buen tiempo. Un abrazo!

    • Maternitis dijo:

      Muchas gracias por tu comentario! Menos mal que te diste cuenta, yo, en cambio, fui muy inconsciente durante bastantes semanas. Suerte que me compré el fular elástico para usarlo también en casa y dejé la mochila un poco apartada. Es cierto, verás que con el buen tiempo la usarás mucho más. un abrazo y gracias por pasarte!

Deja un comentario