mi hijo no come porquerías

Excusas para comer mal

Si me dieran un euro por cada vez que oigo una excusa para para comer mal… sería la nueva Amancia Ortega. La pregunta que me hago siempre es ¿lo dirán en serio o simplemente se engañan a si mismos? O quizá es pura ignorancia, de no saber lo que realmente se están llevando a la boca (ellos y sus hijos). Sea como sea, esas excusas para comer mal me producen risión, ya que se trata de argumentos poco sostenibles y bastante absurdos.

Seguir leyendo