7 ventajas de cenar pronto

En casa siempre hemos sido de cenar pronto. Antes de ser padres, cenábamos sobre las 9 de la noche, tanto los días laborables como los fines de semana. Del mismo modo que nunca hemos sido de irnos a dormir muy tarde (nos gusta dormir, vaya), y alrededor de las 23 o 23.30, pasábamos a modo off. Por eso, ahora que tenemos hijos, somos de esos “bichos raros” que cenan muy pronto, sobre las 19.30 o 20h (y se acuestan sobre les 22.30h). Algunos amigos y familiares se extrañan e incluso se muestran reacios, pero para mí, son muchas las ventajas de cenar pronto.

Seguir leyendo

La tabla de recompensas

Hace algo más de un mes pusimos en marcha una herramienta para aprender hábitos en casa y para gestionar mejor las emociones: la tabla de recompensas. Ya os conté que estamos pasando por una etapa confusa para el mayor en lo que a sentimientos y emociones se refiere, demasiados cambios en poco tiempo, sumados a algo que es muy propio de la edad, las rabietas. Así que, bastante desesperada, pensé que quizá sería buena opción elaborar una tabla de recompensas. Os cuento nuestra experiencia.

Seguir leyendo

Cómo gestionar las rabietas de los niños

Si pensáis que la preadolescencia de los niños se sitúa cerca de los 10 años, estáis muy equivocados. Como madre de uno de 3 años, os aseguro que tenemos en casa un preadolescente, un niño que es el más feliz del mundo y al minuto, está enfadadísimo ¡y ni siquiera sabe(mos) el motivo! Como os contaba al hablaros de los terribles 3 años, la etapa de las rabietas y conflictos ha llegado a casa. Y parece que para quedarse. Por eso en este post quiero contaros cómo gestionar las rabietas de los niñosSeguir leyendo

Los terribles 3 años

Desde el silencio del salón de mi casa (algo casi milagroso de conseguir) hoy escribo un post de esos que ojalá no tuviera que hacer. Porque odio tener que escribir sobre cosas malas o desagradables, por muy normales que sean, por mucho que sucedan en otras casas. Hoy vengo a hablaros de algo que me desquicia bastante: los terribles tres años.

Seguir leyendo

La negociadora

La negociadora. Ese podría ser mi segundo nombre desde hace un tiempo. La etapa de los 2 y 3 años se caracteriza por ser muy divertida, cierto, pero también dura porque los pequeños empiezan a mostrar su carácter y, como no saben gestionar sus emociones, tienen cambios de humor bastante chungos. A esta fase se la conoce como “los terribles dos”, que es un nombre que no me acaba de gustar pero que viene a decir que ya os podéis agarrar que vienen curvas.

Seguir leyendo