¿Qué ropa elegir para un bebé?

Soy una madre poco cuqui en lo que a la vestimenta de mis hijos se refiere. Ya lo comprobé en mi primera maternidad, en la que (aunque piqué con un par de cosas al principio) huí de ciertas prendas que considero poco prácticas para los niños. Ahora, con mi segunda hija, estoy repitiendo el modus operandi de vestirla para que vaya cómoda, priorizando eso a que vaya estilosa. Pero ¿qué prendas son cómodas para un recién nacido? ¿Qué evitar? En definitiva, ¿Qué ropa elegir para un bebé?

Puedo contar con una mano, y me sobran dedos, las veces que mi hijo mayor, de ahora 3 años, ha llevado camisa. En alguna boda y alguna informal y elástica. Y ya. Y hay camisas preciosas en las tiendas de ropa infantil, pero, ¿va cómodo un bebé o un niño que se mueve como si tuviera un muelle en el culete con una camisa? No. No va cómodo. Y no os cuento un recién nacido. Me alucina bastante ver camisas de talla 1 mes, sinceramente. Me parece que meterlos ahí dentro es condenarlos a no poder moverse libremente. Por muy bonitos que vayan.

Con la peque recién llegada a casa, me doy cuenta que en el caso de las niñas aun hay más prendas a evitar si lo que queremos es ser prácticos y que ellos vayan cómodos. Estos son algunos ejemplos de qué ropa elegir para un bebé.

Tejidos

Lo primero que hay que mirar es el tejido en el que se ha confeccionado la prenda y decantarse por el algodón 100%. Lo hay Bio, de agricultura sostenible, ecológico… Algodón 100%. Tampoco nos volvamos locos con las nomenclaturas porque eso no dejan de ser etiquetas (muy chachis y de moda, pero no garantizan que una prenda sea mejor que otra).

Eso sí, siempre que podáis, os recomiendo elegir prendas fabricadas en España. Evitando ropa confeccionada por grandes empresas en países asiáticos, no contribuimos a la explotación laboral en estos países y fomentamos el trabajo en nuestro país.

La mayoría de ropa de bebé es de algodón, pero a veces está mezclada con otros tejidos poco transpirables, como lycra, poliester…

prendas recomendables

A la hora de elegir qué ropa es más adecuada para un bebé, es tan sencillo pararse a pensar un minutito en su bienestar y comodidad. Y, después, en lo fácil o difícil que será ponerle esa prenda. De esta manera, a mí me sale un listado como el siguiente.

  • Prendas cruzadas. los bodies y camisetas que se cruzan son mucho más cómodos de poner que los que se meten por la cabeza y llevan cuello americano, al menos los primeros meses.
  • Polainas. La ventaja de las polainas es que al llevar el pie incorporado, nos olvidamos de los calcetines, que suelen apretarles el tobillo y que, de tanto mover las piernas, acaban perdiendo.
  • Prendas elásticas. La ropa elástica, como el punto, es mucho más cómoda para los recién nacido. Son tejidos suaves y flexibles que se adaptan mejor a sus movimientos.
  • Cierres con snap o velcro. Los cierres de botón a presión (snap) suelen ser más seguros por estar puestos a presión. Junto al velcro, es la opción que más me convence a la hora de comprar la ropa de mis hijos.
  • Cinturas con goma. Las prendas que llevan goma se adaptan mejor a la forma y anatomía de los niños. En el caso de los niños mayores, además, les permiten ser autónomos a la hora de vestirse o ir al baño.

Quizá para un recién nacido es bastante obvio, pero intento mantener el mismo estilo de armario para el mayor (3 años) que normalmente viste con pantalones de punto o elásticos, con goma en la cintura (que además le permite ser autónomo a la hora de ir al baño o desvertirse) y tejidos de algodón.

Prendas a evitar

De la misma forma, hay una serie de prendas que no soporto, ni para niños pequeños ni para bebés. Pero vamos a centrarnos en el caso de los recién nacidos.

  • Camisas almidonadas. Son recias, con puños y cuellos y, además, botones. Es imposible que vayan cómodos ahí dentro. Es cierto que hay excepciones para los niños mayores y algunas son un poco más adaptables (porque son elásticas) pero, en general, es una prenda que no suele estar en el armario de mis hijos. Para ocasiones puntuales puede valer, pero no para diario y mucho menos para ir al cole.
  • Vestidos tiesos. Vestidos hay de muchos tipos. Los hay de punto y tejidos muy moldeables y cómodos, que incluso se pueden poner a un recién nacido, y los hay con los que no iría cómoda ni la más repipi.
  • Prendas con solapas.Hay bodies de recién nacido que llevan solapas en el cuello. ¿Por qué? Eso implica que la prenda les queda muy cerrada de la parte de arriba y que, como he comprobado, el las solapas se levantan y les molestan.
  • Ropa con lazos, botones, cierres imposibles, pedrería…vamos, cualquier prenda que lleve algo que pueda clavarse en el cuerpo del bebé. ¿Os imagináis estar tumbados encima de un botón todo el día? Pues eso. La ropa, cuanto más lisa, mejor.
  • Vaqueros. Los vaqueros no suelen ser cómodos. Al menos a mí no me lo parecen. Y menos para un niño. Afortunadamente hoy en día hay muchísimas marcas de ropa con pantalones preciosos y cómodos para niños y niñas, tipo legging, para que puedan ir bien vestidos sin renunciar al confort.
  • Abrigos, chaquetas y cazadoras. Un abrigo o cazadora para un recién nacido es un sacrilegio. Son muy cuquis, sí, pero leches, no son ni prácticos de poner ni cómodos para ellos, que van todo el día tumbados en el carrito. Si queréis abrigarlos, coged mantas, muselinas, sacos adaptados…
  • Albornoces o batas. Un albornoz o bata en tamaño mini es muy gracioso y es un éxito en ventas, pero (qué cansina soy): ni es práctico ni es cómodo. Hay opciones mucho mejores, como las toallas normales o con capucha tipo capa (en el caso de la ducha) o los sacos o buzos para estar abrigados por casa.
  • Zapatos. ¿Para qué quiere zapatos un bebé? Hasta que no se aguantan de pie por sí mismos, es mejor que vayan descalzo, pudiendo realizar movimientos libres sin nada que les oprima o les moleste.

Quizá son manías mías… pero pienso que los niños, especialmente los más pequeños, deben ir cómodos, con tejidos transpirables y sin accesorios que les impidan disfrutar ni les molesten. ¿Estáis de acuerdo?

Deja un comentario