Preinscripción escolar: consejos para elegir colegio

Ha llegado la hora. Hemos entrado de lleno en la temporada de preinscripciones escolares y, si no lo habéis hecho ya, toca ponerse las pilas para elegir el colegio de cara al curso 2017/18. Parece mentira, pero en pocos meses el peque empezará P3 y hemos tenido que hacer un cursillo acelerado para conocer los proyectos educativos de los colegios de nuestro entorno y elegir los que más se adecuan a nuestros deseos, teniendo en cuenta que además pensar en si nos acompaña, o no, el factor suerte en caso de empate por puntos con otras familias.

PRINCIPIOS BÁSICOS

Para empezar, voy a hablaros de nuestro punto de partida a la hora de elegir colegio, un poco en la línea de lo que ya os comenté cuando buscábamos guardería, aunque este proceso creo que es mucho más importante, ya que van a pasarse en el nuevo centro educativo hasta 6º curso.

  • Público o privado. En casa somos grandes defensores de la escuela pública por los valores que tansmite: pluraridad, igualdad e inclusión social, entre otros. Estas características son comunes en la mayoría de escuelas públicas, en las que la enseñanza es igual y gratuita para todos. Por eso sabíamos que el colegio que íbamos a elegir para M. sería público y no nos hemos planteado en ningún momento una escuela privada. El tema público-privado es un gran debate, pienso que hay profesores buenos y malos en todo tipo de centros, pero la visión de unos y otros es bastante distinta.
  • Proximidad. Por logística familiar y comodidad, hemos buscado un centro próximo a nuestro domicilio, es decir, en nuestro pueblo. Hay centros públicos fantásticos en pueblos vecinos, pero en estos casos nos tocan menos puntos y aún sería más complicado entrar.

los candidatos

Siguiendo estas dos premisas básicas, teníamos 3 firmes candidatos como cole para nuestro hijo. Los llamaré A, B y C. A era nuestro favorito, un colegio de toda la vida, muy consolidado, delante justo de nuestra casa y con muy buenas referencias de amigos y conocidos. Era firme candidato a ocupar la posición 1 en la preinscripción. B y C, por su parte, eran colegios más desonocidos para nosotros y teníamos ciertas dudas en si situarlos como segunda o tercera opción. El punto a favor de B era la distancia respecto a nuestro domicilio y el de los abuelos, mientras que el C está más lejos pero cuenta con unas instalaciones muy nuevas.

¿Cómo hemos elegido? Gracias a las jornadas de puertas abiertas. En un principio no confiaba demasiado en estas charlas y visitas porque en cierta manera el colegio se prepara para mostrarse durante un momento tal y como quiere que le veamos (pensaba que podía haber bastante paripé y sería difícil hacerse a la idea de la realidad del centro y su día a día). Sin embargo, las jornadas me han parecido muy útiles para conocer algunos aspectos que yo considero básicos y que quizá otras personas no (al fin y al cabo, es mi decisión y de mi pareja, por lo que tiene que basarse en lo que nosotros queremos).

Tras visitar los 3 colegios, A, B y C, hemos conocido el proyecto educativo de cada uno de ellos, sus instalaciones, parte de la Dirección y el profesorado y, en algunos casos, hemos visto el funcionamiento de varias clases. Aspectos que hemos valorado:

  • Idomas extranjeros e informática/ robótica. Si hay algo que consideramos importante durante la educación infantil, pero sobre todo en el ciclo medio y superior, es la importancia que el centro da al inglés y a las nuevas tecnologías. Eso se puede ver tanto en las horas de impartición de la material, como si hay otras asignaturas que se hacen en inglés, si tienen aulas preparadas para ello… Lo mismo ocurre con la robótica, donde es una asignatura más en algunos centros, y una mera extraescolar en otros. Aquí han ganado puntos, sin duda, los centros B y C, donde hemos visto claramente que es la prioridad, mientras que en el A, se sigue impartiendo el inglés justo y básico y una informática un poco desfasada.
  • Trabajo por proyectos y/o rincones. La gran mayoría de centros se definen como colegios que trabajan por proyectos y rincones, pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Visitando las aulas se puede entrever si eso es realmente el día a día o algo ocasional, si los pequeños tienen a su alcance material para trabajar por proyectos (como en los casos B y C) o bien fichas y libros que indican lo contrario.
  • Uso de nuevas tecnologías en las aulas. Contar con cañones de proyección y pantallas táctiles está genial, pero hay que darles un uso frecuente para que realmente estemos hablado de una apuesta por las nuevas tecnologías. Y, nos guste o no, la edad del profesorado también influye mucho en esto. Un profesorado más jóven o al menos combinado, que domine y defienda el uso de nuevas tecnologías creemos que es más adecuado para que los niños de desenvuelvan mejor en este campo.
  • Instalaciones y servicios. Para nosotros es importante que el centro tenga variedad de instalaciones y servicios, adecuadas para los más pequeños pero también para los más mayores. Gimnasio, biblioteca, aulas de estudio, aula de informática o de idiomas, comedor (con cocina propia, a ser posible), actividades extraescolares variadas, horas de acogida, grandes patios (donde separen a los pequeños de los mayores). En este aspecto, los 3 colegios nos ofrecían más o menos lo mismo, aunque la escuela C, por ser la más nueva, es la que nos ha parecido mejor en este sentido.
  • Repetuosos con los ritmos de cada niño. Lo he dejado para el final, pero es uno de los puntos que me parece más importante, especialmente en el caso de los alumnos de P3, P4 y P5. Es complicado saber cómo será el día a día pero hay ciertas cuestiones que os pueden dar una pista. Una de ellas es el tema del pañal. Algunos centros tienen la norma de que los niños que empiezan P3 no pueden llevar pañal. Prohibido. ¿Os parece normal? A mí me parece aberrante. Cada niño tiene su ritmo, para andar, para hablar y también para dejar el pañal. Yo he preguntado en todos los centros este tema, para tener una idea de qué mentalidad tienen respecto a los ritmos de cada niño. En dos de ellos (A y B) han sido tajantes: No se puede llevar pañal. En el C, nos han recomendado que se lo intentemos quitar antes, pero si no es así no hay problema. No me quiero enrollar más con este punto, porque tengo intención de hacer un post específco sobre la dichosa operación pañal forzosa. Otra pista es saber si separan a los niños gemelos en clases diferentes; algunos centros deciden ellos mientras que otros, dejan que decidan los padres (como debería ser, vaya, que para eso son sus hijos).

Hay otros pequeños detalles que hemos ido analizando y valorando, hasta que al final nos hemos dado cuenta que para nosotros las prioridades son unas y, por eso, nuestra lista inicial de candidatos ha variado radicalmente de orden, siendo nuestros preferidos C, B y A. ¿Cursioso, no? Ahora nos toca rellenar la documentación y presentarla en el centro que queremos como primera opción, y esperar a tener suerte y que nos toque ese. Lo bueno es que si nos toca la segunda opción también estaremos contentos.

¿Cómo lleváis vosotros el proceso?

2 comentarios en “Preinscripción escolar: consejos para elegir colegio

  1. Pili Parreu dijo:

    Hace días que quiero leerme tu post y al fin he sacado 15 minutos para hacerlo! Me parece genial vuestra decisión de llevar al pequeño a la escuela pública, lo cierto es que las diferencias en instalaciones cada vez son menores (no como pasaba hace 25 años, cuando en mi escuela no había ni hora de acojida, ni comedor, ni ordenadores, etc cuando en muchas públicas sí había).
    Espero que os hayan dado vuestra opción C!
    PD: lo del pañal me ha parecido ciencia ficción

  2. Maternitis dijo:

    Gracias por pasarte a leerte el post! Vete preparando… porque esto es lo que te espera XDDDD Aún no sabemos nada del resultado, las cosas de palacio… Lo del pañal es increíble. Llevo unos días leyendo a blogueras (como Miriam Tirado) explicar cómo es la operación pañal etc, y mucha gente le comenta auténticas barbaridades que hacen en los coles (llamar a los padres para que vengan a cambiar el pañal al niño, dejarle mojado y no cambiarle…). Obviamente esto no es ni legal ni razonable, y hay que quejarse y llegar dónde haga falta!

Deja un comentario