Operación pañal (II): dejar el pañal solito

Si algo tiene mi hijo es que es una caja de sorpresas. Un día se lo pasa enganchado a la teta y al día siguiente se desteta para siempre, un día empieza a dormir solo en su habitación tras 30 meses durmiendo con mamá y papá… y una mañana se levanta y dice que no quiere llevar más pañal. Así es. El peque ha dejado el pañal solito, de la mejor forma que creo que se puede hacer, respetando su voluntad y su propio ritmo y de la noche a la mañana. Os cuento el proceso.

Hasta hace pocos días, M. a penas se sentaba en el orinal, solo lo hacía antes de bañarse pero el resto del día no lo quería ver ni en pintura. Nosotros no hemos sido partidarios de obsesionarnos con el tema y mucho menos de agobiarlo a él. Pero sí que es cierto que en las últimas semanas, viendo un poco más de interés en el tema, habíamos incorporado algunas novedades que puede ser que hayan ayudado en el proceso.

últimas pautas

  • Comprarle calzoncillos. Puede parecer la tontería del siglo pero al peque le hacen gracia este tipo de cosas y yo sabía que tener esa novedad le iba a hacer gracia. Le compré un par de modelos chulísimos (de la Patrulla Canina y Star Wars) y le dije que eran como los de papi pero más chulos, para cuando quisiera ir sin pañal. Los dibujitos a él le dan lo mismo, pero como está obsesionado con el color rojo… pues los que eran rojos le llamaban mucho la atención. Aún así, tras la presentación de la nueva prenda se olvidó un poco del tema y no mostró mayor interés en dejar el pañal.
  • Explicarle con más detalle el proceso. Aunque el orinal hace tiempo que está presente y lo usaba ocasionalmente, como (nos guste o no) el tema de dejar el pañal está en el aire (te preguntan las abuelas, en la guarde y hasta la vecina del primero) pues he querido explicarle el porqué del tema, qué significa dejar el pañal y que, cuando él estuviera preparado, probaríamos de no usarlo más y hacer pipi y caca en el orinal o el WC.
  • Cuando él mismo ha mostrado interés, lo hemos sentado en el WC con un adaptador en la taza y un taburete para que no le cuelguen los pies. Los pies le cuelgan igual, así que las primeras veces hemos estado dándole la mano porque el váter parece un agujero negro que se los va a tragar para siempre y a algunos niños les aterra. Al ver que no pasaba nada, algún día se ha sentado pero sin hacer nada.
  • Como hace un calor espantoso, algunos días hemos notado que le molestaba el pañal y le daba calor, así que hemos aprovechado para decirle que con calzoncillos estará más fresquito y que podíamos probar cuando él quisiera. En una de esas conversaciones nos dijo que vale, que “un día” probaríamos de dejar el pañal y solo usarlo para dormir. Y así quedó la cosa.

Hace varios días, justo antes de salir de casa y cambiarle el pañal, hizo amago de no querer ponérselo y optar por los calzoncillos, pero la cosa no fue a mayores. Sin embargo, el pasado domingo se levantó diciendo que no quería pañal y que le pusiera calzoncillos y me lancé a la piscina. Tenía dudas de si estaba preparado o no, pero pidíendolo él… no me podía negar.

Le planté sus gallumbos favoritos (rojos) y más contento que todas las cosas. El primer día tuve que recordarle de tanto en tanto que me avisara para ir a hacer pis (la verdad es que bebe mucha agua y ha salido meón como su madre) y tuvo dos escapes. Escapes sin drama ninguno, le explicamos que era porque estaba aprendiendo y que al día siguiente lo haría mucho mejor. Y vaya que si fue mejor… ¡no ha habido más fugas! En la guardería genial y el martes fue de excursión y también fue un éxito.

Tarea pendiente

La tarea pendiente es hacer caca en orinal o WC. Aunque lo intenta, no lo consigue y pide ponerse el pañal para hacerlo. Sé que es perfectamente normal y, con ciertas dudas, creo que lo mejor es continuar confiando en él y seguir su ritmo, ya que la idea que se aguante o que lo pase mal por eso no me gusta. Cuando pide caca intentamos que la haga en el WC o orinal, pero si insiste en usarel pañal, lo ponemos y listos. Y le decimos que a la próxima lo volvemos a intentar y seguro que lo hará genial. Entiendo que la caca es algo que les da más miedo, que es extraño para ellos y por eso cuesta más.

La segunda tarea pendiente será retirar el pañal por completo, también para dormir. Ahora se lo pongo porque él lo quiere y porque creo que no está preparado para retirarlo del todo, aunque algún día se ha levantado completamente seco. La idea es probar y observar algunos días y explicarle que lo retiraremos primero en la siesta y luego por la noche.

La verdad es que soy la primera sorprendida en cómo está yendo todo pero estoy contentísima porque veo que la teoría de tener paciencia y seguir su ritmo funciona. Él, por supuesto, está encantado por ser mayor y dejar los pañales para la futura hermanita.

Actualización: dos días después de preparar este post, ya hemos conseguido que haga caca en el orinal y pipi en WC público. Seguiremos informando.

Deja un comentario