Nos cuidamos con el sello de calidad #MamásMaryKay

¡POR FIN! ¡Ya era hora! ¡Un sello de calidad para nosotras! Que sí, que está genial tener sellos de calidad para los peques, pero yo echaba de menos alguno para que nosotras podamos probar cosas nuevas y dar nuestra opinión. Y cuando digo nosotras es, nosotras. Nada de productos familiares o para el hogar. ¡PARA LAS MAMIS!. Aunque me consta que algunos papis se han sumado al carro de este nuevo sello de calidad de Madresfera. Esta vez, de la mano de la empresa de cosméticos Mary Kay hemos podido probar una selección de sus productos durante varios días.

Este sello de calidad estaba compuesto por estos productos:

Mi pre-impresión antes de recibir los productos fue muy positiva, ya que se trata en su gran mayoría de productos aptos para todo tipo de personas (y sexo), sin importar su tipo de piel o sus características particulares. Así que tod@s podíamos disfrutar de ellos. Es cierto que el lápiz de labios, por la tonalidad, puede ser lo más delicado de encajar entre todas las candidatas, pero tras la experiencia creo que también está bien tener ocasión de probar cosas nuevas que quizá de otra forma, no probaríamos.

Set de manos de seda Satin Hands

Lo que más he utilizado (y mi pareja también) es el set para el cuidado de manos. Está formado por 3 productos: un gel exfoliante, un tratamiento suavizante y una crema de manos. Ya me perdonaréis mi ignorancia cosmética pero ¡no sabía que había exfoliantes para manos!

Yo tengo las manos bastante delicadas e intento cuidármelas todo lo que puedo, usando cremas hidratantes todo el año (especialmente en invierno) varias veces al día. A mí pareja le pasa lo mismo, o incluso más, ya que por su trabajo está continuamente lavándose las manos y se le estropean mucho.

El set para el cuidado de manos nos ha encantado por varias razones. Para empezar, porque es muy nutritivo. Primero hemos aplicado el exfoliante, tal y como indica el fabricante, y luego la crema. Una de ellas es más densa y sin fragancia y es la que hemos usado por la noche, mientras que la otra la hemos usado durante el día varias veces. Están formuladas a base de manteca de karité y por eso son tan nutritivas. Desde el primer uso hemos notado las manos más hidratadas y suaves. Además, tienen un aroma que me encanta. Es suave sin ser exagerado y muy fino, a cítricos, y, al contrario de lo que pasa con algunas que otras cremas, el aroma no cambia aunque el bote esté abierto (a mí eso me pasa con otras marcas que he probado que al cabo de 10 días huele un poco raro).

DESMAQUILLADOR DE OJOS LÍQUIDO

Sobre el desmaquillador de ojos, tengo que decir que es un producto que uso muchísimo, tanto cuando me pongo lápiz de ojos y máscara como cuando no lo hago. Desde hace un tiempo, mi rutina de limpieza facial incluye limpiar los ojos (vayan maquillados o no) con un disco de algodón y desmaquillador de ojos de forma suave, para arrastrar suciedad e impurezas que se acumulan durante el día. Lo hago al llegar de trabajar y antes de ir a dormir, así que es un producto que gasto bastante.

El desmaquillador de Mary Kay viene en un formato genial, tamaño grande, es muy suave y no reseca. Pero, a la vez, es muy efectivo porque elimina la máscara de pestañas por completo sin dejar rastro de ella. Esta combinación de suavidad y eficacia (si habéis probado desmaquilladores de ojos sabréis que no siempre es fácil: o son pura agua que no eliminan la suciedad o son agresivos como el ácido y hasta escuecen los ojos).

Lápiz de Labios Gel Semi-Mate

Los pintalabios son como el maquillaje, la ropa o un peinado: lo que le queda bien a una puede ser que le siente como un tiro a otra. Por eso me daba un poco de miedo el color elegido por Mary Kay para mandarnos a casa, ya que todas las blogueras hemos recibido el mismo. De toda la gama de colores de este producto, nos han mandado uno de los más oscuros pero tengo que decir que es precioso. Es de color cereza (es cierto que en la web se ve más oscuro) y yo, que soy de colores rosa claro, fucsia, albaricoque o similares, era un poco reacia a usar un color como ese. Y tras probarlo puedo decir que me vi un poco rara, porque como digo, me favorecen más otras tonalidades.

Superado el tema del color, otros aspectos que me gustan es su textura suave, que se aplica muy fácilmente y que dura horas y horas. Lo he llevado toda la tarde, durante la cena y he llegado a casa con el lápiz de labios casi intacto ¡genial!. La tonalidad es semi-mate, es decir, que no tiene brillos ni efecto gloss, pero tampoco se ve mate ni reseca, así que me gusta mucho el acabado también. Además, la sensación en los labios es muy agradable, por la hidratación que proporciona.

Y tengo poco más que añadir. Que si no conocéis Mary Kay, cosa que dudo ya que cumplen 25 años y es una marca muy consolidada, podéis visitar su web y ver todos los productos que ofrecen. ¡Espero que os animéis a descubrirlos!

Deja un comentario