dientes

Los dientes, eje del mal

Vivo en un bucle de comentarios acerca de los dientes de mi pequeña criatura. Que si los dientes le molestan, que si duerme mal por culpa de los dientes, que los dientes para arriba que los dientes para abajo. Hasta el gorro estoy de que los dientes de la criatura sean tan protagonistas en el día a día y estén en todas las conversaciones. ¡Y eso que solo tiene dos!

La cuestión es que cada día tengo que escuchar una y otra vez los mismos comentarios. Si la niña ha tenido una mañana complicada y ha estado algo quejica… la culpa es de los dientes. Si ha comido poco… es por los dientes. Si no ha dormido “lo normal”…. es por los dientes.

No sé vuestros hijos, pero los míos son impredecibles. Hoy se puede echar una siesta de 2h y mañana no dormir nada y estar insoportable. Calla, que no sea eso y no los dientes. Porque no hay nada que afecte más al carácter de un bebé (y de un adulto) que no dormir lo suficiente. Eso afecta al estado de ánimo, al apetito y a todo.

Y a mi hija más. Yo ya tengo dicho y redicho que mi hija no protesta de hambre, ni de frío ni de aburrimiento. Protesta de sueño. Siempre quiere dormir y siempre tiene sueño, así que cuando se queja la opción más fácil es dormila (porque que tenga sueño no quiere decir que sepa dormirse sola). Y si eso no lo entendemos y no la dormimos…. se pasa de rosca y eso es como bañar a un Gremlin después de cenar.

¿Duelen los dientes?

Yo no sé si la salida de los dientes duele o molesta (imagino que sí) pero lo que tengo claro es que no todo es culpa de los dientes. Los bebés se meten las manos en la boca contínuamente. Vaya, eso lo hacen desde que están en la barriga de mamá…¡no creo que sea por culpa de los dientes!.

Y todo lo que cogen… a la boca. No es porque los dientes les molesten, es una fase exploratoria normal, es su manera de descubrir el mundo… Y, por supuesto, si les damos un mordedor lo van a morder. Con energía, claro que sí, pero no implica que estén sufriendo por los dientes.

Y alrededor de los dos meses los bebés empiezan a babear. MUCHO. La cantidad de baba que sale de su diminuto cuerpo es terrible… y claro… ¿de quién es culpa? De los dientes. “Es que pronto le saldrán los dientes…”. Si los dientes, en efecto, salen a los pocos meses ¡era eso, por eso babeaba!. ¿Y qué pasa con los niños que no tienen dientes hasta el añito? Ah… pues también, seguro.

Pero si hasta las irritaciones del culete me dicen que son por culpa de los dientes. ¡Son el eje del mal!

En serio…. los dientes quizá molestan pero no podemos echarles la culpa de todo. A veces pienso que los bebés no son tan complicados como creemos y tan solo hay que estar atentos a sus señales para saber qué es lo que necesitan.

¿Vuestra familia también le echa la culpa de todo a los dientes o son normales?

Photo by Maura Silva on Unsplash

2 comentarios en “Los dientes, eje del mal

  1. RO dijo:

    JAJAJAJAJA
    Buenísimo el post !! Tengo una niña de 4 años y me pasó exactamente lo mismo que a ti. Los dientes molestarán seguramente, pero es que TODO era culpa de los dientes. Era desesperante. Ya llegaba un punto en el que ni escuchaba, o daba la razón como a los tontos, qué le vas a hacer…
    Por otro lado, tengo otra reflexión. A mi hija ya se le han caído dos dientes de leche , y le están empezando a salir los nuevos. Uno lo tiene casi a la mitad y el otro todavía está asomando por la encía. Ni una sola vez se ha quejado mi niña de que le molesten los dientes o las encías ni nada por el estilo. ¿Tiene entonces sentido de que les moleste cuando salen los de leche, si los de adulto no duelen? Pregunto.

    • Maternitis dijo:

      Eso leí yo una vez… creo que de una pediatra. Que le preguntó a un niño más mayorcito que le estaba saliendo un diente y dijo un rotundo NO. Yo imagino que molestan… pero vamos, es que todo es culpa de los dientes y no es normal. Digo yo que los bebés, como no pueden expresarse de otra manera, todo lo manifiestan con quejas o protestas…. No quiere decir eso que estén agonizando porque les asoma un diente. Vaya, digo yo! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *