¿Leche de crecimiento o leche de vaca?

Hoy vengo dispuesta a meterme en camisa de once varas y hablaros de las mal llamadas “leches de crecimiento”. Con ese nombre tan fantástico, ¿qué pueden tener de malo? Pues bien, estas bebidas que suelen darse a niños entre uno y tres años de edad son opciones poco saludables por su composición. ¿La mejor opción? La leche de vaca.

La leche es un alimento muy importante en la dieta de un niño. A partir del año de vida, si el pequeño ya no toma leche materna, se puede empezar a ofrecer leche de vaca. Y es en ese momento cuándo surgen mil y un dilemas, el caos más absoluto y mucha confusión. ¿Leche de crecimiento o leche de vaca? ¿Qué leche es la mejor?  Os diré lo que me dijo mi pediatra (que es muy sensata). Dále la que tomes tu.

A quí podría terminar este post. Pero claro, resulta que hay muchas marcas de alimentación infantil que han puesto a disposición del bastante confundido consumidor una serie de productos lácteos que son ideales y fantásticos para los niños. Si vaisa cualquier gran superfície veréis que solo de leches infantiles, las llamadas de crecimiento, hay una variedad inmensa. Con calcio, con hierro, con suplementos de nosequé, sin lactosa.. ¿Son necesarias? No. Lo mismo opina Mi Pediatra On line, por ejemplo.

Pero sobre todo, con azúcar. Si hay algo que caracteriza a esas bebidas (lo siento, me cuesta llamarles “leche” y ahora os contaré porqué) es que llevan un alto contenido en azúcares. Un brick de leche de vaca solo lleva los azúcares naturalmente presentes, mientras que estos envases cuentan con azúcares añadidos procedentes de jarabes, miel, sacarosa… Y muchas de ellas llevan aromas.

La leche de vaca es 100% leche, mientras que estos productos llevan un %  (elevado, eso sí) de leche (nomalmente desnatada) y otros componentes. Esto hace que tengan menos calcio que la leche normal y menos proteínas. Veamos algunos ejemplos (información sacada de la web de la marca):

Nestlé Junior Crecimiento lleva:

  • Leche desnatada
  • Agua
  • Dextrinomaltosa
  • Aceites vegetales
  • Azúcar
  • Lactosa
  • Sales minerales
  • Lecitina de soja
  • Vitaminas
  • Vainillina

¿Porqué necesito que mi hijo tome leche desnatada con agua, azúcar, aceites vegetales (en este caso aceite de palma) y vainilla?  Si nos vamos a otras gamas, como la con galletas o la energy, el contenido de azúcar augmenta.

Lo mismo sucede con Puleva (Peques 3), como podéis ver en su etiqueta. ¿Eráis conscientes de todo lo que llevaban?

Como veis, las leches de crecimiento no son opciones saludables, ya que por su composición (basta con leer la etiqueta del producto, algo que no hacemos casi nunca) podemos ver que hay ingredientes poco saludables que favorecen la obesidad infantil. Si a esto sumamos que son más densas, y que muchos padres a estas alturas aún ofrecen los cereales en el biberón (hecho que fomenta un mayor consumo porque solo tienen que engullir), los factores de riesgos son evidentes.

Cuestión de márketing

Es obvio que tener productos específicos para un segmento como el de los niños (y las familias) es muy rentable para las marcas de leche infantil. Tan solo hay que usar estratégias como buscarle un nombre que no pase desapercibido (Marca + concepto Crecimiento – que nos hace pensar que nuestro hijo crecerá más sano si la toma-; Marca + concepto Energy). Y sobre todo, poner bien grande en el pakaging aquello que queremos resaltar: vitaminas, hierro, calcio… Ah, esperad… ¿porque todo eso ya lo lleva la leche de vaca, no?

No es lo relevante del post, pero encima estas bebidas a base de leche son muchísimo más caras que un tetrabrick de leche de vaca normal, entre 3 y 5 veces más caro. Es decir, cuesta 3 veces más y es menos saludable.

Ocurre lo mismo con los yogures. Que levante la mano quién al iniciar la alimentación complementaria se fue a casa con una hoja que decía: darle cada día un Mi Primer Danone. Aberración máxima. El yogur más sano para un niño es el natural. Sin azúcar. Sin edulcorantes. Y el más barato también.

¿Qué es lo ideal a partir del año de edad?

  • Continuar con la leche materna si la mamá y el bebé así lo desean
  • Empezar a incorporar, si se quiere, leche de vaca. Para empezar, se pueden ofrecer derivados (yogur natural y queso fresco).
  • Cuando vayáis a darle leche de vaca, que sea entera y de la que toméis vosotros. Si os gusta una marca concreta, no cambiéis. Si gastáis marca blanca, dadle esa. Nosotros gastamos marca blanca y el peque toma la misma.
  • Si aún se toma la leche en biberón, empieza a ser momento de irlo retirando. El biberón augmenta el riesgo de padecer sobrepeso, problemas bucodentales, caries… Un bebé de 12 meses es perfectamente capaz de beberse un vaso de leche o de tomarla con cuchara si le añadimos cereales. No digamos uno de dos años o más…
  • Leer siempre las etiquetas de la composición de todo lo que coméis. Puede que en la portada os anuncien a bombo y platillo que llevan cereales, pero aseguraros qué cantidad son, si son saludables o no, o incluso, si os están vendiendo humo y solo hay aromas…

2 comentarios en “¿Leche de crecimiento o leche de vaca?

  1. Laura dijo:

    Acabo de ir a comprobar la leche que le doy a mi bebé incrédula y compruebo que tiene aceite de palma :-O tiene ya 14 meses y acaba de abandonar el pecho hace dos semanas, no le daba leche de vaca normal por el tema de las proteínas y el bajo contenido en hierro… Pero visto lo visto creo que sera mejor complementar el hierro con otros alimentos y reducir las proteínas en el resto de comidas (solo la toma en el desayuno) porque vaya tela…

    • Maternitis dijo:

      Hola! No entiendo lo que me dices del hierro y las proteínas. La leche de vaca tiene el hierro necesario para tu peque (aunque otras te indiquen que llevan hierro añadido, tienes que pensar que si tu peque lleva una dieta variada y completa, no lo necesita y no lo va a absorber). Sobre las proteínas, normalmente las leches de fórmula y enriquecidas son las que llevan más proteínas de las necesarias. Yo te recomiendo que te pases a la leche de vaca 😉 un saludo y muchas gracias por comentar!!!

Deja un comentario