Hipertiroidismo postparto durante la lactancia materna

Las talibanas de la teta

Estos días de parón navideño, entre el turrón de Jijona y la tableta de Suchard que me he metido entre pecho y espalda, he aprovechado para leer mucho, cosa de la que normalmente no puedo disfrutar por falta de tiempo. No he devorado ningún libro, como en otras ocasiones, si no que me he pasado por blogs y webs de maternidad para ver qué se cuece al otro lado de la pantalla. Y esas lecturas, y otras previas y varias charlas durante estos 15 meses de maternidad, me han llevado a reflexionar un poco más sobre la lactancia materna y artificial y los radicalismos.

Si has llegado hasta este post por casualidad, hay una cosa que debes saber: soy lactivista a tope (mi hijo de 15 meses sigue mamando), practico colecho, porteo… Pero no me considero una radical. Sé que hay muchas mujeres que lo son, especialmente en lo que concierne a la lactancia materna, pero creo que muchas veces se confunde una mala gestión de la información con el talibanismo. Sí, porque se nos considera las talibanas de la teta (a mí me gusta mucho más la expresión “la secta de la mamella”, la verdad).

teteros-01-1494295

Para algunos, son productos del demonio.

Etiquetas aparte, se suele considerar que en las clases de educación maternal (más conocidas como de preparación al parto) se inculca el mantra de: “sólo hay una opción: da el pecho”. Y lo mismo en los hospitales, grupos de apoyo a la lactancia, etc. Supongo que dependerá mucho de cada caso, pero creo que a veces se confunden los términos. Es evidente que todos estos colectivos promueven la lactancia materna (y lo veo muy lógico, la verdad, no creo que deba sorprendernos), pero pienso, sinceramente, que no es talibanismo. (Si alguien os dice que sois malas madres por dar el biberón (o por cualquier otra cosa), entonces sí es una talibán. Nadie es mejor o peor madre por hacer o deshacer, o criar de una forma u otra).

La información sobre este tema es muy difícil de gestionar. ¿Cómo explicar a un montón de embarazadas los beneficios de un tema del que ya han oído hablar, del que ya tienen una idea preconcebida y mil y un mitos les rondan por la cabeza? Todas (T-O-D-A-S) cuando llegamos a las clases de preparación al parto con nuestro bombo ya hemos oído comentarios como “quizá no tienes leche”; “puede ser que tu leche no sea buena”; “a veces se quedan con hambre”; “el biberón alimenta igual”; “mi hijo sólo tomó biberón y nunca se puso malito, era un bebé sano y regordete”… pero hemos oído pocas verdades.

Algunas matronas pecan de falta de sinceridad. Dar el pecho es muy, muy, muy duro al principio (al menos para mí lo fue) y es maravillosamente bonito después. ¿Y si obviamos la primera parte para no asustarlas? Error. Mi matrona creo que fue bastante sincera y explicó la realidad, aunque siempre es un shock cuando te ves en ciertas situaciones; no es lo mismo explicarlo que pasar por ello. Tampoco ayuda el hecho de evitar hablar de lactancia artificial. ¿Por qué no hablar alto y claro de la leche de fórmula? ¿Qué es? ¿Cómo se prepara? ¿Cuáles son sus inconvenientes frente a la lactancia materna? Sí, he dicho inconvenientes porque muchas veces se las pone a las dos en el mismo rasero de calidad: las dos son buenas, pero la lactancia materna es mejor. Y realmente esto no es así. La lactancia materna es buena, de calidad, y la leche de fórmula es peor. Quizá si se explicasen las dos por igual, con sus ventajas y sus inconvenientes, poniendo toda la realidad encima de la mesa, no se consideraría talibanismo.

Otro problema es que hay, como digo, personal médico (pediatras, matronas, enfermeras y médicos de cualquier especialidad) a favor y en contra de la teta. ¿Esto no es una incongruencia? ¿No dicen la OMS y la Asociación Española de Pediatría que la leche materna en exclusiva es la mejor opción para el bebé? ¿No dicen que es conveniente mantener esa LM hasta los 2 años y después todo el tiempo que la madre y el niño quieran? Pues no entiendo porque hay unos que apoyan una cosa y otros, otra. El discurso debería ser el mismo. No es lógico que yo tenga que elegir pediatra en función de si deseo o no dar el pecho, y que si, un día la enfermera de mi hijo no está, me atienda una que me recomiende que deje de darle teta. A ver si nos ponemos de acuerdo y dejamos de volver locas a las madres.

Aquellas que optan por la lactancia artificial desde un principio suelen tener las ideas claras; no quieren dar el pecho. Los motivos…controvertidos. En muchos casos se debe a miedo. Miedo a no ser capaz, a que no sea una LM exitosa… o simplemente han oído que es muy sacrificado (al principio lo es, sí, pero ser madre, en general, lo es), creen que su bebé dormirá mejor si toma biberón…

Que levante la mano la que ha dado el pecho y no ha tenido una dificultad, un problema. Haberlas, haylas, porque los inicios, como os decía, no son sencillos. Esto hay que explicarlo. Y hay que explicar también dónde acudir en estos casos; hay que preparar mejor al personal médico; hay que asegurarse que cuando una mamá se va a casa con su bebé, la LM está bien establecida…No sirve con ponerlo en el informe y mandarlos para casa (en mi caso hicieron eso, y era una LM que se tambaleaba a más no pode y que saqué adelante porque tuve la suerte de dar con los grupos de apoyo adecuados.

¿Cómo hacer frente a la fuerza y márketing de los fabricantes de leche artificial, a esos anuncios con bebés regordetes que se toman tan ricamente su biberón? Creo que prohibir que se puedan dar muestras gratuitas de leches de fórmula de inicio no es la solución… Si una mamá quiere dar el biberón, le va a salir más caro si la criatura es de morro fino hasta dar con la que le guste… pero lo va a hacer. Tampoco digo que las tiremos desde el cielo, pero tampoco se lo pongamos tan difícil, ¿no?

Ayudar a alguna amiga que tiene dudas sobre la LM no es fácil. Si das algún consejo en pro de la teta… eres una radical; si intentas que lo vea desde otro punto de vista, la informas, o simplemente le recuerdas aquello que es objetivo (estudios, información oficial, etc.) eres una talibán. Es realmente complicado.

Mi consejo es que leáis. Leer mucho sobre el tema (si no os dan la suficiente información) para decidir libremente pero con conocimiento de causa. No tengáis miedo. Somos millones de mujeres las que hemos dado el pecho a lo largo de la historia (la lactancia artificial es un invento moderno, no siempre ha estado ahí por si una madre “no tenía suficiente leche”. Y ante cualquier duda, o problema, pedid ayuda. No pasa nada. Si no queréis dar el pecho, no pasa nada. Si lo intentáis y decidís pasaros al biberón, no pasa nada. Es vuestra decisión (vuestra y sólo vuestra).

No quiero terminar mi reflexión sin deciros que… hagáis lo que hagáis, siempre va a haber alguien que os apoye…pero también alguien que os critique. Si dais el pecho, a alguien le parecerá que: toma demasiado pecho, muy seguido, muchos meses o años, se va a ir a la mili y seguirá tomando teta, lo estáis malcriando…Si dais el biberón, os dirán que porque no la teta, que habéis fracasado, que sois malas madres (como me repatea esto), etc… HACED LO QUE OS DE LA GANA, PERO PLENAMENTE INFORMADAS

4 comentarios en “Las talibanas de la teta

  1. Javier Unconejillodeindias Alonso Saiz dijo:

    Yo fui niño tetero, tenia 30 meses cuando me quitaron de ese placer xD.

    Era el primogénito jj

    Me gusta tu tema,porque hace poco, un colega que ha tenido un niño, nos dijo que su novia no daba la teta por miedo a que se le cayeran y que era una medida poco higiénica, tras debatir, observé que la desinformación en este tema, puede llevar a equivocaciones profundas,

    En resumen, tanto si se da pecho como si se alimenta de otras formas,lo mejor es hacerlo convencido , no por el que dirán

    • Maternitis dijo:

      Me gusta mucho recibir un comentario así de un hombre! 30 meses de lactancia es todo un logro! Dile a la novia de tu amigo que, le guste o no, las tetas se suelen caer tras el embarazo, de la teta o no, jeje.

      Estoy de acuerdo, lo importante es que sea una decisión libre. Un abrazo y gracias por pasarte y comentar!

  2. Principesa de Preslav dijo:

    Hola Maternitis,
    Te cuento mi experiencia al respecto de este tema y para nada te des por aludida cariño 😀
    Yo soy también una activista, pero de defender las decisiones que he tomado desde que me convertí en madre. Una activista por defenderme de la gente que tiene un pensamiento concreto sobre qué es la maternidad.
    Cuando empecé las clases de preparación al parto llegó el día de la lactancia. A mí me interesaba mucho el tema porque era mi plan: dar pecho a mi hija. Sin embargo tengo una mente muy científica y soy muy cínica y retorcida para algunas cosas y aquello, más que una clase informativa, me pareció un sermón de Domingo.
    Si te pasas por el blog lo cuento en varios posts.
    El caso: nació mi hija, con una serie de “traumas” que le impedían mamar y entonces me convertí en activista de mis causas perdidas porque recurrí a una matrona de la liga de la leche, a una osteopata neonatal para tratarle el estrés a mi hija, a la enfermera de pediatría y al personal del hospital de la planta de maternidad. Y TODOS me negaron la posibilidad de alimentar a mi hija. No podía darle pecho como ellos mismos comprobaron y aún así, me dijeron “que no me rindiera al biberón”.
    En un momento en el que tienes la cabeza hecha un jaleo, yo sólo quería alimentar a mi hija y me rendí (aunque yo nunca lo llamaría así) al biberón. Entonces mi hija renación, empezó a dormir, a dejar de llorar y, lo más importante, a comer.
    Desgraciadamente me he encontrado con auténticas CABRONAS (o talibanas) que teniendo un cargo de responsabilidad (enfermeras, matronas, médicos) decidieron aplicarme SU CREENCIA PRO-LACTANTE sin darme más opciones (aún a sabiendas de que podía recurrir a la leche artificial). A eso le llamo talibán de la leche, yihadista en uno de mis posts. Y lo mantendré siempre.
    Respeto las decisiones que cada uno toma como madre y padre, pero no consiento que me juzguen por las decisiones que he tomado como madre sólo porque me rendí al biberón.
    Un besote

    • Maternitis dijo:

      Hola guapa! Conozco tu historia porque la he leído en tu blog y, como te comenté en su día, es una pena y tuviste muy mala suerte. Mala suerte porque aunque siempre surgen dificultades (yo misma las he tenido) es relativamente fácil solucionarlas si das con la persona adecuada. En tu caso creo que diste con gente retorcida y muy radical, además de poco profesional. Yo también soy defensora de que cada una haga lo que quiera, pero me parece que no todo el mundo que defiende una posición (en este caso la LM) es radical.

      A mi me pasó un poco lo mismo con el colecho. Parecía la panacea para dormir bien y mi hijo no quería ni a tiros, me daba patadas, lloraba… era como una tortura para él tumbarlo en nuestra cama (eso era antes, ahora no hay quién lo saqueeeeee)

      Lo de rendirse al biberón es tan absurdo…. es una opción, no un sacrilegio. Yo soy partidaria de que cada madre haga lo que quiera, pero siempre, siempre siempre, recomiendo informarse mucho sobre el tema, porque hay muchos mitos alrededor de la LM y de la maternidad en general.

      No me enrollo más, me alegro que hayas pasado por mi blog a compartir tu historia. Un besote muy grande!!!!

Deja un comentario