Juegos de cartas para niños: Mascotas

Este año, sin duda, en lo que a juegos y juguetes se refiere está marcado por la iniciación de mi hijo mayor a los juegos de mesa. Empezamos hace pocos meses y ahora ya son varios los juegos de mesa que nos acompañan muchas tardes y fines de semana (cuando no estamos callejeando). Y en concreto, le entusiasman los juegos de cartas. Las cartas, un clásico en todas las familias; un juego que quizá atribuimos a los adultos o incluso a la gente mayor… Pero para nada, hay juegos de cartas para niños que son auténticos tesoros. Es el caso de Mascotas.

¿Sabrás cuidar de tu mascota?

Una tortuga, un pez, un chihuahua y un hámster son los protagonistas de este entretenido juego de cartas para toda la familia. Mascotas es un juego en el que los jugadores deberán cuidar a sus respectivas mascotas para que no les falte de nada: comida, juego, hogar, higiene.… ¿Sabrán los jugadores cuidar de sus mascotas? Parece sencillo, pero la cosa se complica cuando los rivales ¡quieren perjudicar a tu mascota!

Mascotas es un juego recomendado a partir de 4 años con una temática que a los pequeños les encanta: los animales y cuidar de ellos.  Ya sabéis que la edad recomendada de los juegos depende en parte de cada crío. El nuestro tiene ahora 3 y medio y de momento le cuesta un poco jugar con todas las cartas del juego. Pero eso no es problema, ya que existe la opción de simplificar las partidas para que podamos jugar todos juntos.

Las partidas duran unos 15 o 20 minutos y pueden jugar de 2 a 8 jugadores. La caja de Mascotas está formada por 4 cartas grandes de mascotas, 8 cartas pequeñas de mascotas, 37 cartas de acciones, 32 cartas de cuidados, 3 cartas en blanco y las instrucciones en español e inglés.

Reglas del juego

El juego consiste en cuidar de la mejor manera posible a nuestra mascota. Para ello, empezamos a jugar colocando las cartas grandes boca arriba en el centro de la mesa. Cada jugador recibe una carta de mascota pequeña que deberá reservar sin mostrarla a nadie. Además, cada jugador recibe 4 cartas de las restantes.

Por turnos, cada jugador va librándose de una de las cartas (acciones o cuidados) colocándolas encima de la mascota que elija. Puede favorecer a su mascota (o de sus oponentes) o perjudicar al resto, teniendo en cuenta que las mascotas no pueden tener cartas repetidas.

Así, cada jugador debe procurar que su mascota tenga comida, hogar, entretenimiento e higiene, pero para ello deberá lidiar con las cartas que los contrincantes van colocando encima de su mascota para perjudicarla (enfadar o enfermar a la mascota) que podremos subsanar con las cartas de veterinario (para curarla) o mimos (para alegrarla). Además, hay otras cartas de acciones que sirven para dinamizar el juego (mover cartas de una mascota a otra; cambiar una mascota por otra; hacer cambio con el jugador de la derecha…etc).

Nuestras reglas

Como os decía, para adaptar el juego a mi hijo, hemos simplificado las partidas y creando nuestras propias reglas. Bien, esto ya se encarga él solito de hacerlo… porque con 3 años cuesta mucho seguir las reglas oficiales y en algunas ocasiones jugamos con él dice (también tiene su gracia). Además de la edad, hay que tener en cuenta otros factores (como la introducción a varios juegos distintos en un período corto de tiempo, algo que dificulta que pueda recordar las normas de cada juego.

Para ello, en una primera fase nos hemos quedado con la parte de cuidar a la mascota pero sin perjudicarla. Ha sido una manera de establecer una primera toma de contacto con el juego y hacérselo atractivo. Así, jugamos cada uno con su mascota (visible, porque eso de no mostrar la carta le puede) y nos encargamos de cuidar entre todos a todas las mascotas. Vaya, que lo hemos hecho un juego colaborativo donde todas las mascotas deben estar bien cuidadas.

En una segunda fase, hemos reincorporado las cartas de contento/enfadado y sano/enfermo para darle más emoción a la partida. Las cartas de acciones de momento no las estamos usando, lo haremos cuando veamos que el peque puede entenderlas y seguir la partida sin problema.

¿Qué aprendemos?

Mascotas tiene distintos valores pedagógicos. Por un lado, aprendemos las reglas del juego (o nos las inventamos), a establecer turnos y a socializar y compartir espacio de juego con otros jugadores (los papás, los abuelos, los amiguitos….). Por otro lado, ampliamos vocabulario y ponemos en marcha el razonamiento sencillo, la memoria y la lógica.

 

Dada la temática del juego (sobre todo con nuestras reglas) aprendemos a jugar de forma colaborativa (el objetivo es cuidar a las mascotas y no hay ganadores ni perdedores) y además, fomentamos los valores del cuidado y respeto por los animales, explicando aquellos aspectos y necesidades básicas que debemos satisfacer: alimento, cobijo, higiene, juego, cariño….

Átomo Games

Mascotas es un juego 100% nacional ideado y creado por Átomo Games y, en concreto, por Raúl López, Juan Carlos Ruiz y Jorge Rodríguez. Átomo Games es una pequeña editorial de juegos de mesa en familia que apuesta por juegos sencillos pero de calidad, creados en España por ilustradores, traductores y fabricantes de nuestro territorio.

Mascotas tiene un precio muy correcto (unos 14 euros).  Además de Mascotas, la empresa tiene otros juegos de mesa familiares que podéis encontrar en su web y una novedad que saldrá muy pronto: Rainbow, un juego cooperativo con muy buena pinta.

Mascotas nos gusta porque….

Mascotas nos ha encantado. Primero por su originalidad y la temática de cuidar una mascota a través de un juego de cartas. En segundo lugar, por su diseño y la calidad de sus materiales. Ya os digo que las mascotas son todas muy achuchables (mi hijo adora al pez y yo me he encariñado del chihuahua).

Tanto la caja como las cartas son robustas y gruesas (yo suelo plastificar este tipo de materiales porque si no, no me duran ni dos asaltos y estas no las he plastificado porque son bastante rígidas). Si tuviera que ponerle una pega, se la llevarían las instrucciones. Creo que podrían imprimirse en un material algo más resistente para que no se vean perjudicadas con el paso del tiempo.

Nos gusta también porque está hecho en casa, 100% made in Spain, por una pequeña empresa y eso es algo que siempre tenemos en cuenta y valoramos. Las grandes empresas están muy bien pero competir a ese nivel en un sector tan repartido como el del entretenimiento, no debe ser fácil. Además, Mascotas tiene muchas anécdotas en su nacimiento y diseño que me ha chivado un pajarito, como por ejemplo que el niño travieso de las cartas está inspirado en uno de sus creadores (y hasta ahí puedo contar).

Y por último, y no menos importante, Mascotas nos gusta porque ¡divierte y entretiene! A nuestro hijo le encanta y las partidas se nos pasan volando y encadenamos una con otra. Los juegos de cartas son geniales además para llevarlos a cualquier parte, de viaje o excursión, o simplemente cuando vamos a comer fuera para echar una partida entre plato y plato.

Espero que Mascotas os haya cautivado tanto como a nosotros. Si es así… atentos estos días a Instagram porque unos cuantos animalitos pueden viajar hasta vuestro hogar.

Deja un comentario