Ideas para organizar los juguetes

Cuando hay niños en casa, cómo organizar los juguetes se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para los padres. Y claro, cuantos más hijos, más juguetes. Y muñecos, peluches, juegos y mil y un cachivaches se van acumulando por toda la casa. Esto puede ser un caos desde el punto de vista del orden pero, además, puede influir en el propio ritmo de juego de los niños. Por eso, hoy quiero contaros algunas ideas para organizar los juguetes.

1. La estancia

Lo primero que hay que plantearse a la hora de organizar los juguetes (o al menos nosotros así lo hicimos) es en qué estancia vais a poner los juguetes de los niños. Hay varias opciones. Podéis ponerlas en su habitación, en una sala común (como por ejemplo el salón) o bien en una sala de juegos si es que la tenéis.

Para mí lo ideal sería una sala de juegos donde poner todos sus juguetes, pero como nuestro piso tiene los metros que tiene (y no son muchos) eso es inviable a día de hoy. Así que, descartada esa opción, nosotros decidimos poner sus juguetes donde pasamos la mayor parte del tiempo: en el salón. ¿Porqué descartamos su habitación? Por varios motivos. Por un lado, porque es pequeña y, por otro, porque es complicado (y un poco triste) que los niños estén jugando en su cuarto solos y nosotros en el salón.

Tener los juguetes en el salón tiene como ventajas que la familia está siempre junta y hay más espacio… pero tiene un contra importante: os tenéis que despedir de vuestro cuqui salón por algunos años. Decid adiós a objetos de decoración y preparaos para tener un chikipark. Así es como lo tenemos nosotros y, aunque algunas personas alucinan cuando lo ven, a mí me parece lo más cómo y práctico para jugar con mis hijos.

2. Juguetes a su alcance

La mayoría de juguetes están a su alcance. En el salón tiene la cocinita, el castillo gigante que trajeron los Reyes Magos este año, la mayoría de sus libros, los juegos de mesa, los legos, etc. etc. etc. (es un largo etcétera, sí, porque tiene muchos).

De esta manera, él (porque la pequeña aun es muy pequeña) es libre de sacar cualquier juguete que le apetezca y también guardarlo cuando acaba. Y aunque la mayor parte del tiempo jugamos juntos, organizar los juguetes de esa forma creo que va muy bien para que sean autónomos a la hora del juego.

3. Aleja lo que se pueda romper o necesite supervisión

Sin embargo, cuando se trata de organizar juguetes, hay que tener en cuenta que quizá algunos no deban estar a su alcance inmediato. En nuestro caso, empezamos a tener precaución con aquellos juegos que tienen piezas muy pequeñas, ya que para su hermana puede ser un peligro en el futuro próximo.

También tengo más alejados algunos juegos que necesitan la supervisión de un adulto, como las pinturas, la caja de luz, las tijeras…. Pero podríamos decir que el 95% de sus cosas están a su nivel.

4. Almacenaje grande

Para organizar los juguetes de los niños creo que lo mejor es disponer, según mi criterio, de un almacenaje grande y, después, cajas más pequeñas. Porque soltar las cosas a lo loco en un armario, sin orden ni control, no sirve de nada (y luego cuesta horrores encontrar lo que buscamos).

El almacenaje grande puede ser un armario, un mueble con cajones, estanterías o, como nuestro caso, un baúl. Nosotros tenemos el baúl STUVA de Ikea (que es enorme y nos encaja muy bien en el salón). Con ese baúl (de momento) tenemos bastante para el almacenaje principal de los juguetes.

5. Almacenaje individual

Y dentro del baúl tenemos cajas medianas y pequeñas para clasificar los juguetes Por un lado tenemos dos cajas medianas plegables (de Leroy Merlin) para clasificar los juegos. Ahí tenemos las piezas de construcción de plástico, los juegos que van en su propia caja de cartón, algunos puzzles, el domino y el memo, la pizarra enrollable…. Estas cajas ya las teníamos en casa antes de nacer M. y van muy bien para organizar los armarios.

Y, además, tenemos cajas pequeñas para las piezas diminutas (piezas de puzzle, accesorios de la caja de luz, lápices de colores…). Las que nosotros usamos son el modelo GLIS de Ikea  que van genial porque además son translúcidas y permiten ver qué hay en el interior. Son muy baratas además (menos de 2 euros el pack de 3 cajas). Tienen tapa, así que pueden apilarse unas sobre otras.

Encima del baúl tenemos un hueco donde también nos caben juguetes, así como encima del mueble bajito que tenemos en el salón. Allí tenemos unas cajas medianas y grandes de plástico (las encontraréis en cualquier superficie comercial), con una tapa fácil de abrir por los niños. Son transparentes (para ver su contenido) y apilables. Ahí tenemos los Lego Duplo, los animales de la granja de Playmobil, la plastelina…

Y lo que no cabe en cajas (por su forma o tamaño) lo tenemos o bien encima del baúl o encima del mueble. Es el caso del banco de herramientas de madera, los Potatos, el arco iris de madera, la granja de Playmobil….

6. Almacenaje de libros y fichas

Además de los juguetes, el peque tiene fichas de actividades que le preparo yo en casa. Son materiales que veo en internet, imprimo o elaboro yo misma y luego plastifico. También imprimo dibujos para pintar, manualidades, recortables… Todo este tipo de material en papel lo clasifico o bien en una caja (lo agrupo con pinzas o gomas) o bien en una carpeta con separadores de plástico).

En lo relativo a los libros, me gusta que estén accesibles para él. Por eso, los tenemos dispuestos en el salón en unas estanterías pequeñitas, una encima de la otra. En realidad no son estanterías para ese fin, si no que son especieros de Ikea, que pintamos de blanco. Los cuentos quedan a mano y muy chulos colocados. En su habitación, recientemente, hemos puesto algunas estanterías similares (estas son de Bauhaus) para poner más cuentos y sus peluches.

Es obvio que no hay un método mejor que otro para organizar los juguetes. Tenéis que encontrar qué os funciona mejor según vuestro espacio. Para nosotros, organizarlo todo el la misma estancia en cajas de distintos tamaños es lo mejor. Todo lo que puede almacenarse para que no esté a la vista, lo está. Y lo que no cabe, lo intentamos tener lo más ordenado posible, evitando juguetes por el suelo.

Deja un comentario