cosas que valoro mucho ahora que soy madre

Embarazo de la semana 15 a la 18: el sexo del bebé

Ansia viva es lo que tenía yo desde hace unos días por conocer el sexo del bebé. Normalmente alrededor de la semana 16 ya pueden verse los genitales del pequeñ@, por lo que esperaba que pronto nos dijeses si es niño o niña.

Pues bien, en la semana 15 mi ginecólogo se aventuró a decirnos que esperamos una niña, aunque yo lo vi muy precipitado y no lo tenía claro. Con cautela lo dije en algunos círculos pequeños. Y en la semana 17 parece que se ve más claro y… tenemos una nueva apuesta por una nena. 2 de 2. Eso sí, la confirmación total y absoluta será en la semana 20, durante la ecografía de alta definición. Se trata de una prueba que tengo ganas de pasar y no precisamente por el tema del sexo del bebé, si no para confirmar que todo está correcto y que viene sano, que es lo más importante.

La parejita

Pues bien, finalmente parece que tendremos la parejita. Algo que parece ser lo ideal para mucha gente. Eso, o dos niñas. Tengo la sensación que tener un niño no gusta, oigan! La gente me hacía comentarios del tipo: bueno, un niño también está bien… qué ilusión si fuera una niña… aix, ojalá tengáis la parejita…

Si os preguntáis cuáles éran nuestras preferencias, seré clara: NOS DABA LO MISMO. Y no lo digo por decir. Es más, tengo que confesar que en el primer embarazo ambos deseábamos una niña (y ya sabéis que es un niño) y sin embargo, ahora, nos era totalmente indiferente.

Una niña es algo nuevo y distinto para nosotros y tiene su gracia, pero un niño también tienes sus ventajas para M. ya que con el tiempo y a medida que se vayan haciendo mayores, pueden ir teniendo más complicidad entre ellos. Ojo, también puede pasar con dos niños del sexo opuesto, pero creo que es más difícil…

molestias en el embarazo

Otra cosa que me han dicho mucho es que: es niña porque estoy teniendo muchas molestias en el embarazo. ¡Ni que el primero hubiese sido perfecto! Es verdad que he tenido más náuseas, más tiempo, mareos y dolores varios… pero la pobre criatura no creo que tenga la culpa. Cada embarazo es distinto y diferente.

Parece que las náuseas ya van pasando y me encuento mejor, aunque tengo bastantes molestias en el estómago y cansancio… cosa normal, supongo, teniendo un tremendo en casa que no para quiero 😉

Y en estas tres semanitas poco más os puedo contar. Os seguiré informando!

Deja un comentario