Consejos para lavar la ropa de los niños

A todos los padres y madres nos surgen en algún momento dudas relacionadas con el cuidado de las prendas de los peques y, en concreto, sobre cómo lavar la ropa de los niños. La piel de los pequeños es muy delicada y a veces no sabemos cómo ni con qué productos es mejor lavarla y cuidarla para que dure el máximo tiempo posible. Por eso hoy os traigo este marujo-post con tips para lavar y cuidar la ropa de los niños.

Lavar la ropa de los niños Antes de estrenarla

La ropa de los bebés conviene lavarla antes de usarla por primera vez. En realidad esto es algo que creo que deberíamos hacer con nuestra propia ropa, pero en el caso de los niños creo que es aún más importante.

¿El motivo? Bien, la ropa desde que se fabrica hasta que llega a nuestro hogar da muchas vueltas. Especialmente la que compramos en grandes almacenes y cadenas, que viene de la otra punta del mundo. Por muy embalada y protegida que venga, esa ropa está en contacto con muchas cosas. Demasiadas.

Además, está expuesta en las tiendas, donde dependientas y clientes la manosean tantas veces como quieren. Alguna incluso habrá estado en alguna casa y la habrán devuelto.

Así que lo que hay que hacer, en mi opinión, con las nuevas prendas cuando las compremos es  lavarla en un lavado normal. Yo la meto toda en la lavadora, pero si tengo una prenda puntual para lavar, la lavo a mano.

¿Cómo lavar la ropa de los niños?

Antes de lavar la ropa de niños y bebés, lo ideal es retirar todas las etiquetas (exteriores e interiores) que luego pueden molestar. El handicap de esto es que en el futuro no tendréis ni idea de qué talla es esa prenda (a no ser que lleve la etiqueta cosida y sea indestructible). A veces eso de no poder ver la talla es un poco rollo, pero tranquilos, de todas formas las tallas en la ropa infantil son una auténtica locura, así que, tampoco importa demasiado.

La ropa de los bebés y niños conviene lavarla separada de la de los adultos. Si os digo la verdad, nunca he acabado de entender esta recomendación. Jamás se me ocurriría lavarla con los trapos, pero ¿por qué no lavarla con mis camisetas? Reconozco que con el mayor seguía esta “norma” más a rajatabla y con la segunda… Bueno, los segundos ya tal. Muchas veces la lavo toda junta, siempre y cuando no sean prendas muy sucias.

Así, lavo la ropa del bebé y otras prendas (separando colores claros de oscuros) con un jabón neutro o especial para ropa de bebé. Yo suelo utilizar Norit bebés, y alguna vez he probado los de Mercadona (para pieles delicadas y para bebé) y van genial también. La cuestión es que sea un jabón suave y poco agresivo.

Para lavar la ropa de los niños no debemos usar suavizante, ya que este se emplea en el ciclo de lavado a partir del aclarado y puede haber restos de suavizante al finalizar la colada. Y estos restos, en contacto con la piel del bebé, podrían provocarle alguna irritación o sensibilidad.

Algunas personas usan, en vez de detergente y suavizante, nueces de lavado. La verdad es que no puedo aportaros gran cosa sobre esto ya que no las he usado. He leído que son eficientes, económicas y más respetuosas con la piel del bebé y el medio ambiente, pero no las he probado.

Manchas difíciles

El gran reto de toda madre y padre. Desde manchas de caca y vómito hasta las odiosas manchas de fruta (las peores, no hay duda). ¿Cómo acabar con ellas? Bien, aquí hay que tirar de quitamanchas, sí o sí. A mí los que mejor me funcionan son KH7 y el de Mercadona para manchas difíciles. Obviamente el segundo es bastante más barato.

El truqui es, sobre todo, aplicarlo lo antes posible. Y después… frotar como si no hubiera un mañana. Yo para frotar (si lo voy a lavar a mano) uso una pastilla de jabón de coco que compré hace años y aún me dura y va genial. Lo froto un poco y luego cojo un cepillo de dientes que tengo solo para eso y frota que te frota. Es cierto que hay algunos días que el “cacagate” es tan grande que dan ganas de tirar el body y pijama a la basura… (es otra opción y alguna vez lo he hecho).

Secadora ¿sí o no?

Un rotundo sí. La secadora es una maravilla. No solo por la rapidez con la que tienes la ropa limpia y lista, si no porque deja las prendas muy suaves (recordad que no hemos usado suavizante) y agradables al tacto. Las toallas, los vaqueros… todo queda perfecto. Es verdad que la ropa se encoje un poco…. pero para mí es un mal menor y siempre podéis tender esas prendas delicadas o propensas a encogerse para evitarlo.

SI no tenéis secadora, tended la ropa al aire libre pero con precaución, ya que fácilmente puede llenarse de polvo, polen, humos (de chimeneas, por ejemplo), etc.

Cómo guardar la ropa que queda pequeña

Por último, no quiero terminar el post sin daros un consejo para almacenar la ropa que ya no vais a volver a usar (porque se ha quedado pequeña, por ejemplo). Se trata de guardarla en bolsas herméticas que luego se cierran al vacío. De esta manera, ahorráis espacio y la preserváis de la humedad y malos olores.

Estas bolsas (disponibles en Ikea, Leroy Merlin, etc.) tienen una boquilla para extraer el aire con un aspirador convencional. En casa las usamos desde hace años y van muy bien. Además, son reutilizables.

Cada casa es un mundo, pero así es como hacemos en casa para lavar la ropa de los niños. Si tenéis vuestros métodos o trucos, espero vuestras aportaciones en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *