Maternitis en 2016

No hace ni una semana que hemos terminado el 2016 y ya sabéis que medio mundo está haciendo balance del año que termina, lista de nuevos propósitos, bestnines por un tubo… Bien, yo me sumo a esta oleada de tópicos de inicios de año y  voy a hacer un poco de balance, pero en lo relativo al blog. Esto es lo que ha pasado en Maternitis en 2016.

2016 ha sido, desde mi punto de vista, un año de asentamiento en Maternitis (que empezó a finales de 2015) y de mejoras. Nuevo hosting, nuevos contenidos, mejora en aspectos técnicos y de márketing (la velocidad, el diseño, la legibilidad, el SEO…). También ha sido un año de colaboraciones (¡gracias a esas marcas que confiaron en mí!).

Seguir leyendo

Stop niñofobia: colguemos el cartel de se admite

Una de las tendencias más fuertes del marketing actual consiste en segmentar para dirigir nuestros productos o servicios a un público muy concreto. De segmentos hay muchísimos (tantos como os podáis imaginar) pero en los últimos tiempos ha cogido mucha fuerza el nicho de mercado de los adultos. Y cuando hablo de los adultos, me refiero a SOLO adultos, es decir, un espacio donde los niños están prohibidos.

Seguir leyendo

Mis posts favoritos de octubre

Voy tan a tope… que ya no tengo tiempo ni para pasarme por mis blogs y diarios favoritos. ¡y esto no puede ser! Aunque me he saltado septiembre, hoy os traigo algunos de mis posts favoritos del mes de octubre (he incluido alguno de septiembre porque creo que es interesante compartirlos con vosotros). Una vez más, espero que os gusten tanto como a mí y os invito a que comentéis o compartáis vuestras lecturas preferidas de este mes en los comentarios.

Seguir leyendo

Cada madre sabe lo que es mejor para su hijo (o no)

Hoy traigo un post-reflexión de aquellos que se escriben desde el estupor y la indignación. Quiero hablaros de los geniales que somos todas las madres, tomemos la decisión que tomemos. Pues no, lo siento. Yo no pienso así. Hay cosas que están mejor y otras peor, algunas que son indiferentes y otras que, nos guste o no, pueden tener consecuencias (graves) para nuestros hijos. Te aviso que, si eres de aquellos que cree que en la crianza todo vale, es mejor que dejes de leer.

Seguir leyendo