blogs y marcas

Blogs y marcas

Cuando me decidí a empezar a escribir el blog no me imaginé que las cosas fueran como están yendo. No pensé tener tantas visitas como tengo (para algunos quizá es una miseria, pero para mí, saber que tanta gente de países de todo el mundo entra a diario o se han suscrito porque les interesa lo que cuento, es mucho). Tampoco pensé en que, a veces, una cosa lleva a la otra, y un blog puede ser una manera de abrirte puertas y de conocer gente. Mi idea inicial, cuando por fin me lancé tras varios meses meditando, era escribir sobre, básicamente: lo que me diera la gana. Sin más. En seguida vi, que un blog puede ser una plataforma muy jugosa para que las marcas se promocionen, y es de eso de lo que quiero hablar hoy: de blogs y marcas.

Existe una relación muy estrecha entre los blogs (ya sean de maternidad, deportes o macramé) y ciertas marcas. El interés es mutuo, no nos engañemos, y algunas veces el primer paso para establecer contacto lo da el que escribe, y otras veces, la marca. ¿En qué se basa esta relación? Bien, hay de muchos tipos. Existen unos programas de afiliación a través de los cuáles los bloggers podemos probar productos o servicios para después contarlo en el blog; podemos ser invitados a eventos para después explicarlo y hacer difusión en las redes sociales; podemos recibir ingresos por promocionar ciertos productos si estos luego se venden gracias a nuestros posts; existen concursos, premios… La marca tiene un beneficio claro: publicidad y mejorar su imagen de marca y el blogger pues obtiene unos ingresos o el pago en especies por su trabajo, además de darse a conocer por las redes sociales, que nunca viene mal.

¿Es esto malo? No lo creo. Sé que hay bloggers que consideran que no es ético y no lo hacen. Me parece bien, están en su derecho. Pero mi modesta opinión (habla una blogger que no lleva ni 6 meses en esto) es que si escribís opiniones sinceras y sois honrados, no hay mayor problema. Como en todo, el problema es escribir lo que sea por ganar cuatro (o diez) duros, sin sinceridad ni honestidad. Pero ese problema está en todas las profesiones.

En mi blog os he hablado de algunas marcas. Y siempre he sido sincera. Os he hablado de sus productos tras probarlos y os he contado mi opinión. Recibo bastantes propuestas de marcas para colaborar conmigo. Podría colaborar con todas y aceptar algunas de sus propuestas, pero entonces no sería honesta con aquellos que me leen y además estaría regalando mi trabajo. Por ejemplo, varias marcas me han propuesto que les “ceda” un espacio en mi blog para publicar sus textos. Es decir, me mandan un texto y yo lo copio y lo pego. Me lo venden como “contenido de calidad que me servirá para publicar más a menudo, sin tener que esforzarme”. Mantener actualizado el blog, publicando unas 3 veces por semanas, es un trabajo que lleva su tiempo, pero aun así, lo hago con mucho gusto.  Y lo hago yo.

Otras, me han propuesto que escriba yo en su blog textos previamente consensuados sin pagarme por ello. Tal cual. Y, por último, están aquellas marcas que quieren que elabore textos que ellos supervisen antes y los publique en mi blog. A todos ellos les respondo lo mismo: mi blog es mi espacio. En él cuento aquello que quiero, soy dueña de lo que escribo y así va a seguir siendo. Puedo colaborar con marcas, podemos hablar de mil y una formas para hacerlo, pero ni regalo mi trabajo (soy periodista, y si queréis una periodista que escriba en vuestra web, pagadme por ello) ni voy a dejar de controlar mi propio contenido.

Hay marcas que son un poco más “hábiles” y usan a los bloggers como comerciales, sin luego darles la contrapartida pactada. Me ha pasado en dos ocasiones. En la primera, me afilié al programa de una empresa a través de la cual yo debía recibir una determinada comisión (muy baja) si alguno de mis lectores compraba sus productos tras pasar por mi blog. Una amiga, sin que yo lo supiera, vio un post sobre esa marca, entró en su web y empezó un proceso de compra que no logró finalizar porque una comercial de la marca la llamó inmediatamente para finalizar la venta. ¿Resultado final? La venta no constó como que se había hecho desde la web tras pasar por mi blog, sino por teléfono con la comercial. A mí eso me parece de todo menos ético. Eso es usar un trabajo que he realizado, un post, para captar un cliente potencial y luego, no pagar lo que me corresponde. Otras compañeras me comentaron que les había sucedido lo mismo con esa misma empresa. Una y no más, santo Tomás.

Otra empresa, de la misma temática por cierto, contactó conmigo para que me afiliara a su programa. Más o menos prometían lo mismo, algún dinerillo por conseguir ventas y suscriptores. Sobre esta empresa en cuestión ni siquiera he publicado nada, pese a tener material preparado, porque la comercial que contactó conmigo me contó que eran muy poco serios, no le habían pagado su sueldo pese a llevar varios meses trabajando con ellos. No sólo me dio mala espina (porque me pudieran hacer lo mismo) si no que me niego a colaborar con empresas poco éticas.

¿Cómo decido con quién colaboro y con quién no? Pura lógica. Colaboro y escribo sobre aquellos productos que yo misma compraría y rechazo, directamente, aquellos que o bien no tienen nada que ver con el contenido del blog (y ya os digo que tengo la mente abierta, pero hay cosas que no) o que son productos que considero que no son adecuados para los niños, no los consumo o simplemente no comulgo con ciertas políticas empresariales. Por ejemplo, si reniego de productos azucarados para bebés, no voy a escribir un post hablando maravillas de ese producto, por más que me paguen, me regalen o me lleven a la luna. Coherencia, ante todo.

Este es mi modus operandi, pero es cierto que desde que conozco cómo funciona este mundillo, leo las opiniones de productos de los blogs desde otro punto de vista, intentando separar un poco el polvo de la paja. Conozco mi criterio y mi ética, pero no la de los demás.

¿Y vosotros, bloggers, cómo gestionáis este tema?

6 comentarios en “Blogs y marcas

  1. mamirecientecuenta dijo:

    Sinceramente, pienso como tu. Yo no colaboro con ninguna marca en especial. Se han puesto en contacto conmigo dos o tres, pero al final he rechazado sus términos, porque como bien dices, este es mi espacio y soy yo la que escribe. No ellos y es que quieren colaboraciones y gente que las pongan por las nubes y yo siempre dejo claro que si el producto no me gusta lo diré. Valorando positivamente aquello que sí me gustara o negativamente lo que no, y es cuando deciden no decirme nada más. Así que cuando hago post donde hablo de marcas, es porque quiero, no me lo han pedido. Es porque yo me he comprado X producto, lo he probado y me ha gustado y por eso lo he puesto. Si no me gusta también hago posts.

    Así que bien hecho por tu parte y para llevar solo 6 meses por este mundillo, te mueves como pez en el agua. Yo llevo más de un año y ahí sigo. Haciéndome un pequeño hueco

    Saludos

    • Maternitis dijo:

      Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que a veces puede parecer difícil de gestionar, pero creo que con coherencia y honestidad todo es más sencillo. Y no sólo en lo que al blog se refiere 😉 Tienes toda la razón, muchas veces hablamos de productos porque los hemos comprado y no se trata de posts patrocinados. Un fuerte abrazo!

  2. Verónica de La Opinión de Mamá dijo:

    De esas marcas que quieren pactar contigo lo que has de escribir, conozco unas cuantas… Yo siempre digo lo mismo, mi blog es mío y en él escribo yo… Me puedes ceder un producto pero hablaré de él como yo quiera, sin pautarme qué has de decir y si no me gusta, hay dos opciones ( que lo publique o no tras probar el producto. Yo te digo que no me gusta, tú decides si lo publico, pero voy a ser sincera y voy a decir la verdad – si lo he comprado, entonces lo pongo a parir tranquilamente pero si me lo han cedido, primero se lo comento ).

    Mi blog es de testeo, pero no todos los posts son patrocinados… Pero la gente se piensa eso… Así que tú sigue hablando bien o mal según te guste o no te guste,conforme a tu criterio y tus gustos.

    Besotes

    • Maternitis dijo:

      Es lo más sensato 😉 Yo pienso que el testeo de productos está genial para los lectores, para conocer realmente las características de una marca y producto antes de comprar. Un beso Vero, gracias x pasarte 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *