9 mentiras sobre la maternidad que me creía antes de tener hijos

¡Qué bonita es la maternidad! Y la bimaternidad… ni os cuento. Es morir de amor por partida doble… y también desesperarse por partida doble. Es una montaña rusa de felicidad y mosqueos, por lo menos en mi caso. Para qué engañaros. Para qué mentir sobre estos temas, si tarde o temprano si descubre la verdad. Y es que sobre la maternidad se miente, se esconde la parte menos bonita y todo es fantástico y maravilloso. No creo que se haga con mala intención, simplemente son cosas que pasan de generación en generación, y se convierten en mantras. Pero no lo son. Estas son las 9 mentiras sobre la maternidad que me creía antes de tener hijos.

  1. Los niños duermen del tirón. Haberlos, haylos, pero no son los míos. Y si lo fueran, daría igual, porque los recién nacidos tienen que comer a menudo y tendría que despertarlos para alimentarlos. Pero es cierto que antes de ser madre pensaba que quizá, podría ser afortunada y tener uno de esos niños de los que había oído hablar, los que duermen del tirón toda la noche.
  2.  El embarazo es algo maravilloso. Perdón… pero el embarazo es una tortura. Mal estar, cansancio, náuseas, preocupaciones, más malestar, agotamiento, dormir fatal…. Los dos se me han hecho eternos y muy cuesta arriba.
  3. Cuando des a luz, echarás de menos la barriga. No, No y No. No he echado de menos la barriga ni una sola vez en ninguno de los dos casos. Quizá soy un bicho raro, pero no tengo nostalgia del embarazo.
  4. Los niños se acostumbran a los brazos. Ojalá. Ojalá cuando se hacen mayores siguieran queriendo estar en brazos, acurruchados y achuchados todo el día. Pero no, cuando se hacen mayores se escurren como una babosa y a veces cuesta hasta darles un beso.
  5. Si tu hij@ duerme con vosotros, nunca lo sacarás de tu cama. Casi 3 años durmió mi hijo en nuestra cama. Un día le expliqué que ya era mayor, que pronto llegaría la bebé y tendría que dormir en su cuarto. Chinpún. No, los niños no se acostumbran a nada de por vida.
  6. Los bebés comen, duermen y cagan. Pues serán los de los demás. Porque los míos también lloran, protestan y berrean. Que me devuelvan el dinero, oigan.
  7. Los bebés y los niños son unos manipuladores. Los bebés y los niños no tienen capacidad para manipular. Puede que lo que hacen no nos guste o nos desespere, pero no lo hacen adrede y no tienen maldad. Esos somos, por desgracia, los adultos.
  8. Los hijos unen. Pues no siempre, amigos. Cuando se tienen hijos se puede abrir una gran brecha entre la pareja, la familia o los amigos. Es una pena, pero a veces es así.
  9. A mí “eso” no me pasará. Y ahora, sustituid el “eso” por lo que queráis. Da igual, porque si os creéis que a vosotros “eso” no os va a pasar…. probablemente estéis equivocados.

Y ahora contadme, ¿qué mentiras sobre la maternidad os habíais creído?

2 comentarios en “9 mentiras sobre la maternidad que me creía antes de tener hijos

    • Maternitis dijo:

      ¡Es que parece que hay que extrañar la barriga sí o sí! Muchas gracias por leer el post y dedicar unos minutos a comentar. Y enhorabuena por tu blog, voy a pasarme a echar un vistazo!

Deja un comentario