7 regalos para niños que no son juguetes

Que levanten la mano aquellos que pienses que sus hijos tienen pocos juguetes en casa. ¿Nadie? ¿En serio? ¡Qué sorpresa! Es una obviedad decir que los niños cada vez tienen más cosas, más cachivaches y juguetes y que se nos está yendo la pinza. Por eso, ahora que se acerca la Navidad (época en la que volveremos a cometer los mismos errores y a los juguetes que ya tienen, les sumaremos un buen montón más) os traigo una lista de 7 regalos para niños que no son juguetes. Pero no regalos típicos y aburridos para ellos (como ropa) si no, regalos divertidos que les van a encantar. Vamos a ello.

1. Viajes y escapadas.

Vamos a olvidarnos por un momento de lo material y pensar en actividades que les gusten mucho a vuestros hijos y, ya sea por un tema económico o de tiempo, no acostumbréis a disfrutar. El abanico es muy amplio y podéis tirar la casa por la ventana (algo que no está al alcance de la mayoría de bolsillos y pegaros el viaje del siglo  – a Disneyland, por ejemplo-, o bien buscar propuestas más asequibles y cercanas. Se me ocurren escapadas de fin de semana o actividades culturales de un día, donde habrá un gasto aún menor.

2. Conciertos, cine y teatro

Además de viajes, hay otras actividades familiares muy chulas para los niños, como son el cine (la cartelera se llena de películas infantiles para estas fechas), el teatro o los conciertos de su música favorita. ¿Qué os parece regalarles unas entradas en esta ocasión?

3. Disfraces.

Pocas semanas después de Navidad y Reyes, llega Carnaval. Y eso implica volver a hacer un desembolso considerable de dinero para comprar disfraces. ¿Qué tal si este año le pedís a los Reyes Magos el atuendo carnavalero de vuestros hijos?

4. Música y/o películas.

Regalar un CD de su música preferida o el DVD de la película que nunca se cansa de ver es una magnífica opción. Además de ser un acierto seguro, es un regalo para disfrutar todos juntos que ocupa poco espacio en casa (eso siempre se agradece).

5. Mobiliario o decoración.

Si estáis pensando en cambiar la habitación de vuestros hijos, redecorarla o comprar algún mueble nuevo para ellos, aprovechad para incluirla en la carta a sus majestades. Aunque no es un objeto con el que jugar directamente, a ellos les hará mucha ilusión su nueva cama de mayores, una mesa para pintar, un nuevo rincón de lectura, una sala de juegos, un tipi indio… ¡hay muchísimas opciones!

6. Libros.

En nuestra casa hay una norma (que ya os digo que no siempre cumplo) que es limitar el número de juguetes pero con los libros hay vía libre. Los cuentos infantiles son una ventana a la imaginación, algo imprescindible para que aprendan divirtiéndose. Así que ya sabéis, estas Navidades toca visitar vuestras librerías favoritas a la caza y captura de nuevos títulos para sus pequeñas bibliotecas.

7. Manualidades.

En la línea del ejemplo anterior, los cuentos, para mí algunos juegos no son exactamente juguetes y pueden tener cabida en esta lista. Por ejemplo, los sets de pegatinas (los gomets), cajitas con recortables, ceras y acuarelas, cuadernos para colorear, etc. Los podéis encontrar en muchas tiendas a muy buen precio, pero si además queréis darle un toque DIY, podéis hacer cosas realmente chulas navegando un poco por internet (y por Pinterest).

Por cierto, os recomiendo que antes de Navidad hagáis un buen repaso a los juguetes de casa y guardéis aquellos que no usan mucho o donéis aquellos que penséis que pueden tener una segunda vida.

Seguro que tenéis otras muchas cosas en mente para ampliar esta lista. ¿Me las contáis en comentarios?

Deja un comentario